La ofensiva terrorista

ETA irrumpe en la campaña electoral con una tregua limitada a Cataluña

La reiterada negativa del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, a romper lazos con Esquerra Republicana hizo que el PSOE viviera ayer como una pesadilla el anuncio de ETA de excluir a Cataluña de sus acciones terroristas.

Ayer, 24 días después de conocerse la entrevista mantenida con ETA en enero por el ex consejero jefe de Cataluña Josep Lluís Carod-Rovira, la banda anunció una tregua limitada sólo a Cataluña. Un 'mensaje bomba' que el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, animó, sin éxito, a desactivar al conjunto de las fuerzas políticas. El PP se desmarcó de un manifiesto pactado desde el resto de los partidos contra ETA por exigir la inclusión en el mismo de una condena a Esquerra, socio del tripartito catalán.

El comunicado de la banda, hecho público en su integridad a las dos de la tarde, fue conocido en el cuartel general del PP a primera hora de la mañana a través de las informaciones filtradas desde Radio Euskadi. El equipo electoral que dirige Gabriel Elorriaga y en el que participa también el jefe de Gabinete de José María Aznar, Carlos Aragonés, se puso enseguida manos a la obra para que el candidato, el presidente del Gobierno y los ministros transmitieran el mismo mensaje. Este se resume en tres exigencias dirigidas al PSOE: que rompa el Gobierno de coalición en Cataluña, que renuncie a ir en candidaturas conjuntas al Senado con Esquerra y que rechace cualquier tipo de apoyo futuro a los republicanos. Para intentar dar ejemplo, el PP de Cataluña anunció la ruptura de los acuerdos de gobierno que mantiene con ERC en cinco ayuntamientos catalanes.

La irrupción de ETA en la campaña cogió a Aznar camino de la localidad murciana de Archena, donde inauguró las primeras obras del trasvase del río Ebro. Desde el aeropuerto de Murcia, exigió a José Luis Rodríguez Zapatero 'decisiones inmediatas' en Cataluña.

Aznar y Rajoy exigen al líder del PSOE que imponga la ruptura con Esquerra Republicana y Zapatero les acusa de utilizar a ETA como recurso electoral

Nuevo pulso con Maragall y desolación

La noticia le pilló al líder socialista cuando preparaba en la sede federal del partido, en compañía del diputado canario José Segura, la presentación de su programa de infraestructuras. Compareció visiblemente afectado y no admitió preguntas de los periodistas sobre el anuncio de ETA hasta que dos horas después volvía a reunirse con los medios de comunicación para dejar en manos de Maragall el futuro del Ejecutivo autonómico.

Antes de esta segunda comparecencia, Zapatero habló por teléfono en varias ocasiones con el presidente de la Generalitat, con varios presidentes regionales de su partido y se reunió con sus colaboradores más inmediatos en un ambiente de desolación que uno de los asistentes compara con el que se vivió el 26 de enero pasado cuando el conocimiento de la entrevista mantenida por Carod con ETA derivó en un duro pulso entre el líder del PSOE y Maragall que finalizó con la salida de Carod-Rovira del tripartito. A los dirigentes socialistas no se les escapa el grave daño que el anuncio de ETA puede hacer a Zapatero en la campaña electoral, sobre todo a la vista de la reacción del Gobierno en un momento en el que las encuestas parecen alejar al PP de la mayoría absoluta.

Una vez comprobada de nuevo la resistencia del presidente de la Generalitat a prescindir de Esquerra como socio e iniciar una etapa de gobierno en minoría, Zapatero se limitó a advertir que el paso de ETA 'debe tener consecuencias políticas, o bien en ERC... y si no es así en el Gobierno de Cataluña'. El secretario general del PSOE lamentó también que 'por primera vez en la historia de la democracia, un comunicado de ETA se intente utilizar electoralmente', en clara referencia a Rajoy y Aznar.

La actitud de resistencia de Maragall quedaba clara a primera hora de la tarde. 'Ni la tregua de ETA ni las elecciones generales del 14 de marzo condicionan ni condicionarán la composición del gobierno catalán', aseguró.

Undécimo alto el fuego en la historia de ETA

Dos encapuchados anuncian la decisión en un vídeo

A primera hora de la mañana, el lendakari, Juan José Ibarretxe, informó a Pascual Maragall y al líder de CiU, Artur Mas, del comunicado de ETA. La confirmación del mismo llegó a las dos de la tarde, a través de un vídeo de tres minutos y medio remitido a la radiotelevisión pública vasca en el que dos presuntos miembros de ETA, que portaban una capucha blanca y una boina declaraban una tregua en Cataluña, con fecha del pasado 1 de enero, delante de una bandera independentista catalana.

Ibarretxe calificó la undécima tregua etarra (la primera que limita a un sólo territorio) de 'nauseabunda' y exigió el cese de los atentados en toda España.

Carod ha negado a Maragall que haya pacto escrito

El anuncio de la tregua etarra llega días después de que Maragall anunciara públicamente que ya no confía en Carod-Rovira, su ex consejero jefe en la Generalitat. Existen varias versiones, tanto en el PP como en el PSOE, sobre las razones de este progresivo distanciamiento entre el presidente de la Generalitat y el ahora candidato en las listas al Congreso por Barcelona. Una de ellas descansa en la supuesta existencia de un documento en el que Carod y los responsables de ETA habrían sellado el acuerdo que dejaría a Cataluña al margen de los atentados. Documento cuya existencia desmiente el propio Carod, según ha dejado ver Maragall en varias ocasiones.