Pacto de Estabilidad

Trichet defiende la letra del Pacto de Estabilidad

Cambios en la política presupuestaria comunitaria, los mínimos. Es la idea que defendió ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, en su discurso ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo.

Cambios en la política presupuestaria comunitaria, los mínimos. Es la idea que defendió ayer el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, en su discurso ante la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo. Trichet rechazó cualquier modificación en la 'forma' del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). 'No veo necesidad de cambiar el tratado', dijo, recalcando que el pacto es 'apropiado en sus términos actuales', frente a la pretensión del presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, de reformarlo.

No obstante, Trichet dejó la puerta abierta a 'mejoras' técnicas, aunque sólo en su aplicación. En particular, se refirió al análisis de los desequilibrios estructurales y al reforzamiento de los incentivos para una política fiscal saneada en épocas de bonanza económica.

El consejo de gobierno del BCE 'comparte, igualmente, la preocupación de la Comisión Europea por la suspensión de los procedimientos sancionadores contra Alemania y Francia pese a mantener déficit excesivos, suspensión que fue aprobada por el consejo de Ministros y Finanzas (Ecofin), a pesar de las advertencias de Prodi. El BCE respeta, dijo Trichet, la decisión de la Comisión de 'buscar claridad legal', mediante el recurso al Tribunal de Justicia, en lo que respecta a la aplicación del Pacto de Estabilidad.

El presidente del BCE rechaza colocar los tipos de interés por debajo del 2%

La Comisión presentará mañana una propuesta de aplicación del pacto que implicará, según el comisario de Asuntos Económicos, Pedro Solbes, una mayor atención a la deuda pública de cada país y al déficit subyacente. A partir de ahí, se tendría en cuenta, no sólo el volumen déficit de cada Estado sino también su relación con el endeudamiento que presente y la composición del mismo. Trichet reiteró que el PEC es un 'elemento fundamental' en la zona euro, por ser el único medio de gobernanza económica, en ausencia de un 'gobierno o un presupuesto federal'.

Reactivación económica en ciernes

En su discurso inicial ante los europarlamentarios, Trichet expresó su convencimiento de que la zona euro está en una fase de 'recuperación' desde el segundo semestre de 2003, que tiende a consolidarse en los primeros meses de este año. El ex gobernador del Banco de Francia dibujó un horizonte optimista 'a medio plazo', pero reconoció que los 'desequilibrios persistentes en algunas regiones' -aludiendo sin citarlo al déficit fiscal en EE UU- siembran 'incertidumbres' en la economía mundial.

En cuanto a la inflación, apostó por que se mantenga en torno al objetivo de estabilidad del BCE -el 2%- durante este año. Sobre esta base, defendió la política actual del banco central de no situar los tipos de interés por debajo del 2% a pesar del débil crecimiento económico, dada la necesidad de evitar las tensiones inflacionistas.

Aznar exige por carta un trato 'no discriminatorio'

El presidente del Gobierno, José María Aznar, junto a sus homólogos de Portugal, Italia, Holanda, Polonia y Estonia, han enviado una carta conjunta a la presidencia irlandesa de la UE donde defienden una aplicación 'consistente y no discriminatoria' del Pacto de Estabilidad. La misiva, enviada también al presidente de la Comisión, Romano Prodi, supone un aviso a navegantes para quienes no les importa que se vuelvan a repetir soluciones como la dada a Francia y Alemania, cuyos gobiernos no han sido sancionados (el procedimiento abierto se suspendió) por sobrepasar el límite máximo de déficit público (3% del PIB). Los seis países firmantes apuestan, de cara a la Cumbre europea de primavera (25 de marzo), por continuar con las reformas pendientes, en especial, 'en los mercados de trabajo'.