Claves

El UMTS lo quiere todo

El Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles (UMTS) se acerca a España. Por ahora, sólo existe en cinco países (Reino Unido, Italia, Austria, Suecia y Dinamarca) - æpermil;stas son las claves de la revolución móvil que se avecina

·Fusión tecnológica: La tercera generación abraza las innovaciones más recientes

Es un canal de comunicación nuevo, sucesor del GPRS (segunda generación), que fusiona Internet y la telefonía móvil y permite una cobertura mundial. Sus novedades afectan a la frecuencia, los proveedores, las infraestructuras básicas y, por supuesto, a los terminales. Además de ofrecer servicios multimedia (vídeo y audio streaming, mensajes multimedia, imágenes, interacciones con la realidad virtual), permitirá la identificación segura para acceder a redes corporativas o practicar comercio electrónico. La propia tarjeta del teléfono, que pasará a llamarse USIM, usará las tecnologías de verificación más avanzadas para garantizar la identidad del cliente y de la red que solicita sus datos.

·Simultaneidad: Permite realizar operaciones distintas combinando voz, vídeo y datos

Los servicios que proporcionará, conocidos como ¢de tercera generación¢ (3G), combinarán el acceso de alta velocidad con los basados en el Protocolo Internet (IP). La conexión a través de la Red será más rápida y permitirá operaciones antes vetadas desde un celular tradicional, como transacciones bancarias, compras y consultas de toda índole. Si la primera estructura (GSM), priorizó la voz, y la segunda (GPRS), la transmisión de datos, lo más interesante de UMTS radica en la gran variedad de operaciones que pueden efectuarse y la posibilidad de simultanearlas: por ejemplo, hablar y descargar correo electrónico y consultar la bolsa, a la vez.

·Velocidad: Más rápido que sus antecesores

Actualmente, la mayoría de usuarios emplea el sistema GSM (Sistema Internacional para Comunicaciones Móviles) y sus teléfonos están preparados para la transmisión rápida de datos de voz y de texto gracias a tecnologías intermedias como WAP (conexión a Internet) o GPRS (tráfico de datos bajo protocolo IP y conectividad constante). La red de tercera generación UMTS permitirá el trasvase de información multimedia a una velocidad de 2 Megabits por segundo, una capacidad 200 veces mayor que la del actual GSM (que permite transmisiones de 9,6 kilobits por segundo) y 31 veces la velocidad de las redes RDSI.

·Movilidad: Desplazarse sin notar la diferencia

UMTS transmite imágenes, gráficos, comunicaciones de vídeo y otra información de banda ancha, así como voz y datos, de manera directa (always on) a los usuarios, aunque estén desplazándose de un lugar a otro. Prevé ofrecer las mismas capacidades en cualquier entorno, como si el cliente permaneciera en su red local. Desde el coche, a través del teléfono móvil, se podrá navegar, realizar movimientos bancarios, pagar facturas o ver una videoconferencia.

·Precio: Pagar por servicio, no por conexión

La conexión a Internet será permanente y no implicará gasto adicional, salvo el recargo que acompañe una operación concreta; dicho de otro modo, el cliente pagará por el servicio obtenido y no por la conexión. Y tendrá que llegar a más gente. Ciencia y Tecnología ha anunciado que, a finales de 2006, las operadoras con licencia (Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera) deberán ofrecer la tercera generación a la mitad de la población a finales de 2006 y al 90%, a finales de 2009. En cuanto a los terminales, oscilan entre los 100 y los 200 euros.