UMTS

Telefónica y Vodafone lanzan los primeros servicios de UMTS

Los teléfonos tendrán que esperar hasta octubre, pero los ordenadores pueden utilizar UMTS desde ya. Y por partida doble. La rivalidad entre Vodafone y Telefónica Móviles ha llevado a estas compañías a anunciar con escasas horas de diferencia el lanzamiento de los primeros servicios comerciales de UMTS en España.

Vodafone se adelantó ayer a su más directa competidora, Telefónica Móviles, y anunció por la mañana el lanzamiento de los primeros servicios comerciales de UMTS en España. Por la tarde, sin embargo, esta afirmación ya no era cierta.

La compañía británica hizo pública su salida al mundo de la tercera generación antes que su competidora, pero la disponibilidad efectiva en las tiendas del nuevo servicio de tarjeta de datos no será un hecho hasta el lunes. Esta brecha temporal ha sido suficiente para que Telefónica Móviles reaccionara y anunciara ayer por la tarde que, esta vez sí, será la primera en comercializar la telefonía móvil UMTS en España, porque ella lo pondrá hoy en las tiendas.

Lo sucedido ayer escenifica la importancia que han dado las dos principales compañías de móvil españolas a liderar el desarrollo del UMTS y ser las primeras en salir al mercado. Los anuncios de ayer son fruto de meses de investigaciones, del desarrollo de las redes y de pruebas piloto para testar el producto.

Independientemente del tiempo de los anuncios, lo cierto es que el nuevo móvil ya es una realidad en España. Han tenido que pasar cuatro años desde la concesión de las licencias de telefonía celular de tercera generación, pero los ciudadanos podrán probar de inmediato los primeros servicios de UMTS.

A partir de hoy, cualquier persona podrá comprar en una tienda las tarjetas de datos duales comercializadas por Telefónica Móviles -el lunes saldrán las de Vodafone- para que los ordenadores portátiles se conecten a Internet a velocidad de banda ancha y en movilidad.

Sin ninguna conexión física, las computadoras darán acceso a las principales aplicaciones que normalmente se tienen en la oficina.

Zonas de cobertura

En un principio, las zonas donde los ordenadores tendrán cobertura de UMTS serán limitadas. Vodafone garantiza desde el lunes un acceso sin problemas en las siete principales ciudades españolas. En el resto del territorio podrá haber cobertura en zonas concretas, que irán aumentando según se vaya desplegando la red. En otoño de este año, otras 16 poblaciones tendrán servicio completo y en 24 meses la tercera generación cubrirá todas las ciudades de más de 20.000 habitantes.

Por su parte, la red de UMTS de Telefónica Móviles está disponible en las 52 capitales de provincia españolas, pero la cobertura no está asegurada en todas las zonas de cada ciudad.

El lanzamiento de Vodafone en España no será un acto aislado. El líder mundial del móvil sacará al mercado los mismos servicios en otros seis países europeos -Reino Unido, Italia, Holanda, Portugal, Alemania y Suecia-. En varias de estas naciones, sin embargo, el lanzamiento no será una novedad, puesto que Hutchison ya ofrece en ellos tercera generación.

En España, sin embargo, todavía no hay servicios de UMTS. Telefónica Móviles fue la primera que rompió el hielo y lanzó en noviembre tarjetas de tercera generación para portátiles, pero sólo para grandes clientes, en fase precomercial y sin soporte dual. Vodafone la siguió pocos días después, con una prueba piloto. Ahora, las dos han dado el paso definitivo.

Características Tarjetas duales a 400 y 500 euros

Las tarjetas que Telefónica Móviles y Vodafone han puesto en el mercado son duales 3G/GPRS, así que el ordenador se conectará a la red que esté disponible en cada momento sin que sea necesaria la intervención del usuario. Pero sí notará la diferencia, porque UMTS permite navegar a una velocidad diez veces superior a la llamada segunda generación y media.

Las dos operadoras de móvil han optado por modelos de comercialización ligeramente distintos. Vodafone vende la tarjeta a 400 euros y el consumo se factura por volumen de datos, a razón de 1 euro por megabyte. Telefónica vende un pack por 500 euros, que además de la tarjeta incluye 150 megabytes para probar el servicio durante tres meses. A partir de ahí, la tarifa es la misma.

Los teléfonos tendrán que esperar

Desde hoy será posible conectarse en movilidad a UMTS desde un ordenador, pero los teléfonos todavía tienen camino por recorrer. En principio, no será antes de octubre cuando Vodafone, Telefónica Móviles, Amena o Xfera -las cuatro operadoras con licencia para dar tercera generación- lancen el servicio desde terminales.

Los problemas iniciales de escasez de teléfonos o poca duración de las baterías están prácticamente solventados. De hecho, Hutchison lleva meses comercializándolos, aunque es cierto que no los tiene en cantidades masivas. Pero el tiempo que falta hasta que todas las dificultades estén resueltas es más bien escaso y podría haberse acelerado si las grandes operadoras hubieran presionado para ello.

La falta de presión y el retraso en el lanzamiento de servicios de telefonía móvil de tercera generación desde teléfonos está más bien en la incertidumbre sobre la respuesta de los consumidores. Las compañías todavía no tienen claro qué tipo de demanda y en qué cantidad van a recibir los servicios de UMTS, ni cuál va a ser la aplicación clave que convertirá la tercera generación en un éxito. Además, tampoco quieren estropear el mercado potencial presentando un servicio que no está testado al 100%.

Por ahora, las operadoras tienen más confianza en la demanda de banda ancha desde portátiles y por ello han acelerado este servicio. Además, los destinatarios del UMTS anunciado ayer son corporaciones y profesionales, con más posibilidades de gasto.