Previsiones

ATB se propone que Babcock gane un 5% sobre ventas

ATB, compañía austriaca que se ha hecho con la propiedad de Babcock Borsig España, se ha propuesto que la firma española de bienes de equipo consiga, a partir de 2006, un beneficio de un 5% sobre ventas, el mismo porcentaje que tienen las otras empresas de su grupo.

Beneficio y continuidad, pero, a la vez, sacrificio. El mensaje lanzado ayer en Bilbao por los nuevos propietarios de Babcock Borsig España no pudo ser más claro. La compañía española tiene que ganar, 'en dos o tres años', un 5% sobre ventas con una plantilla de 440 trabajadores, casi 250 menos que la actual, pero debe cambiar su cultura para convertir a la antigua Babcock Wilcox Española (BWE), que recuperará esta denominación, en rentable y con futuro.

Las cuentas están realizadas. En 2008, por ejemplo, con una facturación de 155 millones, Babcock tiene que conseguir un resultado positivo de 15,5 millones. El presidente y principal accionista del grupo austriaco que factura 618 millones de euros anuales, Mirko Kovats, señaló que su estrategia para la compañía fabricante de bienes de equipo con sede en Sestao (Vizcaya) es 'industrial'. Afirmó también que su vocación es la de mantener la propiedad 'a largo plazo para posicionarla de nuevo en el mercado'.

Christian Schmidt, también accionista y nuevo presidente de Babcock, añadió que la sociedad tiene un 'excelente potencial' y que se van a emplear a fondo para reflotar la compañía. En este sentido anunció que recibirá 'un flujo continuo de tecnología', que ha resultado un 'éxito' en otras firmas del grupo ATB, y que sus mercados prioritarios serán Portugal, norte de África y Suramérica.

La tarea no será fácil. Primero deberá cerrar con los sindicatos los términos del acuerdo para la reducción de plantilla. Las centrales ya han anunciado que no negociarán hasta que la SEPI, ex propietaria de Babcock, 'desbloquee la mesa de garantías'.