Audiovisual

El líder mundial del cable lanza una opa hostil sobre Disney

Intentó la vía amistosa y fracasó, así que ha optado por el acercamiento hostil. El presidente de Disney rechazó la propuesta de Comcast de explorar una fusión y ayer se encontró con una opa no solicitada sobre su mesa. Comcast ofrece 42.280 millones en acciones para crear el líder mundial de medios.

Comcast, el mayor operador de televisión por cable de Estados Unidos, revolucionó ayer el sector audiovisual mundial con una propuesta que ha roto moldes tanto en el fondo como en la forma.

La compañía presidida por Brian Roberts inició esta misma semana contactos amistosos con Disney para explorar una fusión. Pero su homólogo en el imperio de las películas de animación, Michael Eisner, no se mostró nada dispuesto. Eso, al menos, es lo que apreció Roberts de los contactos entre ambos y así lo comunicó ayer públicamente el ejecutivo en la misma carta en la que anunciaba al consejo de Disney la formulación de una opa -evidentemente, no solicitada- sobre la compañía.

Comcast ofrece 54.100 millones de dólares -unos 42.280 millones de euros- en acciones por la totalidad de Disney. La prima sobre el precio de cierre de los títulos del martes es del 9,9%, ya que la operadora de televisión por cable ofrece 26,47 dólares por acción. Además del intercambio de títulos, Comcast asumirá 9.300 millones de euros de deuda.

La compañía de cable presenta una oferta hostil valorada en 42.280 millones

Aún queda mucho camino por recorrer, pero si la opa tiene éxito la combinación de Comcast y Disney crearía la primera compañía mundial del sector de medios. Su facturación conjunta sumaría 45.400 millones de dólares, según las cifras de Bloomberg, por encima de los 39.500 millones ingresados en 2003 por el actual líder, Time Warner. Otro de los gigantes, News Corp, directamente ha tirado la toalla. 'Será más grande y desarrollada que nosotros', en palabras de su presidente, Rupert Murdoch.

Los poderes de las dos compañías se extenderían desde el acceso directo al hogar que da la red de cable de Comcast a la producción de buena parte de los contenidos que se ofrecen a través de esos hilos. La operadora cuenta con 21 millones de clientes de televisión por cable y cinco millones de abonados al servicio de acceso a internet de alta velocidad. Disney, por su parte, es la dueña de los estudios de cine que llevan su nombre y de Miramax, posee varios canales de cable, entre ellos ABC y ESPN, y explota los conocidos parques temáticos.

La reacción de Disney ha sido por ahora bastante lacónica. La compañía 'valorará con cuidado la oferta no solicitada', aseguró en un comunicado.

También queda por ver la reacción de los reguladores, aunque Comcast está convencida de que no tendrá problemas de competencia.

Reparto accionarial

Los actuales accionistas de Disney tendrán el 42% de la nueva empresa que resulte, si es el caso, de la opa lanzada ayer por Comcast, que será el líder del sector. Los términos de la operación, sin embargo, pueden cambiarse, lo que daría mayor porcentaje de participación a Disney.

Los analistas cuestionan el precio ofrecido

Los 26,47 dólares por cada acción de Disney que ofrece Comcast fueron ayer ampliamente superados en cuanto se conoció la opa. La prima era del 9,9%, pero la subida de la cotización se la comió en minutos. Al cierre del mercado, los títulos de Disney se dispararon un 14,41%. Comcast, por su parte, cayó un 7,7%, como es habitual para las compradoras en este tipo de operaciones.

La rapidez con la que el mercado eliminó la prima y el precio ofrecido han provocado una reacción casi unánime entre los analistas. La oferta es sólo una primera aproximación y será elevada, es el veredicto. 'Esto es sólo el principio', explicaba a Bloomberg un analista de State Street Research & Management. 'Si realmente quieren hacerse con Disney, y yo creo que quieren, tiene que ir más lejos'.

Para empezar a calentar motores, Disney adelantó ayer la presentación de sus resultados del primer trimestre. Y son buenos. La compañía ganó 538 millones de euros, 19 veces más, y facturó 6.643 millones, gracias a los resultados de los estudios de cine.