Boletín mensual

El BCE advierte síntomas de recuperación mundial y pide estabilidad en las divisas

En su boletín mensual, el BCE volvía a advertir hoy de "las variaciones excesivas" de los tipos de cambio y subrayaba la importancia de su estabilidad, un mensaje reiterativo dentro de sus "intervenciones verbales" que los operadores han desoído con frecuencia. En cuanto a la recuperación, ve una evolución favorable en todo el mundo y pronostica un PIB para la eurozona del 1,8% en 2003.

El Banco Central Europeo (BCE) reiteró hoy en su informe mensual su preocupación por los movimientos "excesivos" de las cotizaciones de las divisas, y reconoció que la fortaleza del euro frente al dólar frenará las exportaciones. No obstante, el instituto emisor cree que la evolución del entorno exterior de la zona del euro "debería continuar siendo favorable" y, en concreto, espera un crecimiento "notable" del PIB de las economía de los principales socios de la zona euro, lo que debería compensar esta situación.

El instituto de crédito europeo asegura en su informe que "los riesgos que afectan a las perspectivas económicas mundiales parecen encontrarse básicamente equilibrados. "La actividad económica internacional podría acelerarse si el crecimiento de la productividad, especialmente en EEUU, mantiene su evolución dinámica de los últimos meses", prevé el BCE. Asimismo, espera una recuperación del consumo privado, "que se ha mantenido hasta el momento significativamente moderado", en línea con un incremento de la renta general disponible. En este sentido, la previsión es que la zona euro crezca un 1,8% este año y un 2,2% en 2005, según la encuesta realizada por el BCE entre diversos expertos correspondiente al primer trimestre de 2004.

En cuanto a la inflación, la institución que preside Jean-Claude Trichet asegura que no hay cambios en las perspectivas a medio plazo y, según las previsiones de los expertos, se situará en la eurozona en el 1,8% en 2004, ayudado por la caída de los precios de las importaciones, para reducirse al 1,7% en 2005. Respecto a las políticas fiscales, el BCE subraya que la solidez de las finanzas públicas constituye un "elemento indispensable" para la estabilidad del marco macroeconómico que, a su vez, contribuye al incremento de la confianza y fomenta la inversión, el crecimiento y el empleo en la zona euro.

Asimismo, deja claro que no estima necesario modificar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, aunque dice compartir la opinión de la Comisión Europea de que su aplicación "podría mejorarse", en particular en lo que se refiere al análisis de los desequilibrios estructurales y al fortalecimiento de los incentivos para mantener la solidez de las finanzas públicas en periodos de bonanza económica. Por último, vuelve a reclamar la aplicación de reformas estructurales para mejorar los niveles de crecimiento, de empleo y de renta.

Alemania y Francia crecen, pero menos

La economía alemana registró una tasa de crecimiento en el cuarto trimestre de 2003 del 0,2% respecto al trimestre anterior, una cifra más baja a la estimación presentada por el Bundesbank el pasado mes de enero y que fue del 0,25%. Mientras, Francia creció un 0,5% de octubre a diciembre, mientras que a lo largo de 2003 registró una tasa de crecimiento de apenas el 0,2%. El anuncio se produce después de que el Banco de Francia redujera su pronóstico de crecimiento para el primer trimestre del 2004 al 0,5% desde un 0,7% inicial.