Laboral

El sueldo real de un empleado de banca es hoy más bajo que en los 80

Trabajar en banca ya no es lo que era. El salario ya no es alto en comparación con otras profesiones, como ocurría en los ochenta. Los datos comparativos demuestran que los empleados de bancos han perdido poder adquisitivo entre 1990 y 2002.

Ya no tienen tanto caché y están peor pagados que antes. Así piensan muchos de los trabajadores que llevan media vida en empleados en entidades financieras. En el caso de los bancos, los salarios incluso han perdido poder adquisitivo en comparación con los primeros años de los ochenta, cuando el incremento del sueldo superaba el IPC (por aquellos años en torno al 14%), según datos elaborados por UGT.

Sin embargo, desde 1990 a 2002, en siete de esos doce años este aumento salarial no ha cubierto la subida del precio de la vida.

'Todo el mundo comenta que ha ido a peor. Se cobra mucho menos que antes, cuando la banca estaba muy diferenciada de otras profesiones, se dedicaba a prestar dinero', dice un director de oficina de un gran banco que prefiere guardar el anonimato. Y el panorama no se presenta mucho mejor, tal y como augura este ejecutivo que ronda la treintena. 'Los que tienen 40 o 50 años, que han vivido la etapa brillante del banco, te cuentan que ahora sólo quieren prejubilarse'. La presión del trabajo por objetivos minan en no pocas ocasiones el entusiasmo profesional del empleado y, desde hace unos años, también el sueldo.

Y es que los bancos han optado mayoritariamente por los sistemas de retribución variable, 'arbitrarios y poco transparentes', apunta María Jesús Paredes, responsable de Comfia, la federación de servicios financieros de CC OO. Como consecuencia, explica que 'el salario medio se ha mantenido y en el caso de muchos directivos ha tenido fuertes subidas'.

En el mismo sentido se pronuncia el principal dirigente de la federación de banca de UGT, José Antonio Gracia, para quien 'incluso los aumentos de salarios de los técnicos no alcanzan a compensar el incremento de las horas de trabajo que sufren esos trabajadores'. Añade que 'entre 1980 y 2002 los salarios de convenio muestran un retroceso del 0,4 puntos, sin contar con las distorsiones de un IPC mal calculado'.

Según un estudio realizado por UGT, el empleo en los bancos ha caído de casi 180.000 puestos de trabajo en 1980 a 113.000 en 2002. Esta reducción se ha concentrado en el área de administrativos, que han pasado de casi 100.000 a 35.000, y de servicios generales, que empleaba en 1980 a 25.000 personas y ahora a sólo 678. Pero el personal técnico y directivo ha crecido, en ese periodo de 54.000 a 77.000. Y, sólo entre 1998 y 2002, la partida de personal de los bancos en España (incluidos los extranjeros) bajó un 73,8%, según datos del Banco de España.

En este marco, las megafusiones en el BBVA y el SCH han contribuido a empeorar la situación laboral de la banca. Las masivas prejubilaciones han dejado fuera a muchos mayores de 50 años. Ayer se difundió que este año La Caixa prejubilará a 613 trabajadores dentro de un plan de prejubilaciones pactado con los sindicatos, según han confirmado a Efe fuentes sindicales de la entidad.

Con estos procesos de bajas anticipadas, la edad media de la nueva hornada que ha sustituido a los anteriores ejecutivos ha bajado espectacularmente y, con ella, el gasto en retribuciones. Más joven, mejor preparado en muchas ocasiones y peor retribuido. Como ejemplo, el de una directiva procedente de Banesto, que al pasar al Santander (como única superviviente de su departamento) ha perdido parte del salario que recibía en forma de beneficios sociales, como el seguro médico.

En las cajas, mientras tanto, la situación es distinta. 'Creo que hemos mejorado', señala una directiva de una caja pequeña. Como partían de una base salarial menor no se da la misma evolución. A esto se añade que las cajas han ido abriendo oficinas y creando empleo a medida que los bancos lo reducían. De hecho, entre 1995 y 2002 han incrementado la plantilla en 22.879 empleados, hasta un total de 107.745, según datos de la CECA.

Los trabajadores de las cajas, en sus distintos segmentos, no han perdido poder adquisitivo. La brecha con los bancos se sigue dando en los sueldos de la cúpula directiva, destacan fuentes del sector. 'En las cajas no hay ni de lejos una retribución de 3,8 millones como la de Francisco González (presidente del BBVA)', aseguran en estas entidades.

'En las cajas no se da ni de lejos un sueldo de 3,8 millones como el de González'

Las cifras

6.294 millones de euros es lo que gastaron los bancos que operan en España en 2002 para pagar los salarios de su plantilla (sin amortizaciones), lo que refleja una caída de 85 millones con respecto a 2001, según los datos elaborados por CC OO.

56.000 euros es el gasto de personal por empleado en los bancos, según los datos de 2002 recopilados por UGT, frente a los 52.000 de dos años antes. La retribución variable es uno de los factores que explican esta tendencia creciente.

53.000 euros pagaron las cajas por trabajador en 2002, 6.000 euros más que en 2000. La plantilla ha ido aumentando en los últimos años, fruto de la expansión territorial. La Caixa y Caja Madrid superan la media: 57.000 y 60.000 euros, respectivamente.

179.143 empleados tenían los bancos españoles y extranjeros en el país en el año 1980. El proceso de concentración del sector y el desarrollo tecnológico aplicado a los procesos de trabajo, ha reducido ese número a 113.295 personas en 2002.