Campaña del IRPF

Los contribuyentes podrán pedir el borrador del IRPF 2003 a partir del 1 de marzo

Los contribuyentes podrán solicitar a partir de marzo y hasta el 15 de junio que Hacienda les envíe a su casa la declaración de la renta ya calculada. La Agencia Tributaria, que además recorta en quince días el plazo para solicitar la devolución rápida del IRPF, calcula que realizará por este procedimiento más de seis millones de declaraciones.

Hacienda enviará el borrador de la próxima declaración del IRPF (más de seis millones) a los contribuyentes que lo soliciten a partir del 1 de marzo, siempre que obtengan rentas procedentes exclusivamente de rendimientos del trabajo; rendimientos del capital mobiliario sujetos a retención o ingreso a cuenta, así como los derivados de Letras del Tesoro; imputación de rentas inmobiliarias siempre que procedan, como máximo, de dos inmuebles; y ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta, así como las subvenciones para la adquisición de vivienda habitual.

Cuando el contribuyente considere que el borrador de declaración refleja su situación tributaria a efectos de este impuesto, podrá suscribirlo o confirmarlo, en las condiciones que establezca el Ministro de Hacienda. En este supuesto, tendrá la consideración de declaración a los efectos previstos en la Ley del IRPF.

Quince días menos

Por otra parte, la Agencia Tributaria ha acortado en quince días el plazo para solicitar en 2004 la devolución rápida del IRPF de 2003, informaron fuentes del Ministerio de Hacienda. A partir del próximo 1 de marzo y hasta el 31, quienes no tengan que declarar el IRPF por no superar los umbrales de renta previstos, podrán solicitar la devolución de las retenciones sufridas a lo largo de 2003. El pasado ejercicio, el plazo de solicitud de los contribuyentes no obligados a declarar abarcaba hasta el 15 de abril.

Este año, la principal novedad radica en el aumento del límite de renta para no estar obligados a declarar, que pasa de 21.035,42 euros brutos anuales a 22.000 euros si procede de un único pagador, o de varios pagadores en el caso de los pensionistas.