La city

Puja por el puesto de Solans en el BCE

l Bélgica e Irlanda se disputan soterradamente el puesto del Comité Ejecutivo del BCE que dejará libre Eugenio Domingo Solans. El español pone fin el próximo 31 de mayo a seis años en la cúspide monetaria de Fráncfort. También 'España tiene candidatos muy válidos', afirmó hace unos días el ministro de Economía, Rodrigo Rato, horas antes de reunirse con el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet. Sin ánimos de menospreciar los ases en la manga del vicepresidente de Gobierno, parece difícil que el puesto vuelva a recaer en un español. La posibilidad existe, en teoría, porque los cargos del BCE no responden a cuotas de nacionalidad (Francia ocupó la vicepresidencia y ahora la presidencia). Pero en la práctica parten como favoritos los candidatos de los países que aún no han disfrutado plaza en la dirección del BCE. Sólo Bélgica, Irlanda, Portugal y Luxemburgo cumplen esa condición. Los dos primeros ya cuentan con candidaturas extraoficiales que esta noche, en Bruselas, estudiarán los ministros de Economía de la zona euro. Bélgica apuesta por Peter Praet, director del Banco Nacional de Bélgica. Quienes le han tratado le definen como persona muy didáctica, y su currículum incluye el paso por la banca privada, experiencia que no abunda en las filas del BCE. Dublín apuesta por Michael G. Tutti, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones. No falta quien le defina como gris y aburrido. Dos rasgos que el BCE cultiva casi con tanto mimo como la estabilidad de precios.