Energía

Iberdrola firma la paz con EDP y entra en el mercado luso del gas

Iberdrola abre una brecha en el hermético mercado portugués. La eléctrica española ha llegado a un acuerdo con EDP para cambiar el 4% de Galp por dos distribuidoras de gas natural en el país, además de una cantidad de dinero no desvelada. EDP acepta así las peticiones de Iberdrola de participar en el nuevo mapa gasístico diseñado por el Gobierno luso el año pasado.

Cuando todo se daba por perdido y frente a las opiniones que señalaban que la actitud beligerante del consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, estaba arrojando a EDP a los brazos de Endesa, la segunda eléctrica española se ha llevado el gato al agua. El propio presidente de EDP, João Talone, había lanzado duros mensajes a Iberdrola ante su insistente reclamación de un trueque de su participación del 4% en Galp Energía por activos de gas natural, tras la reordenación del sector aprobada por el Gobierno luso.

Sin embargo, la visita que hace dos semanas realizó Talone a Madrid, en la que mantuvo un encuentro privado con Sánchez Galán, despejó las dudas: el Estado portugués accedía a ofrecer a Iberdrola una participación relevante en dos distribuidoras de gas (Beiragas y Tagusgas), ubicadas en la zona fronteriza con Extremadura y Castilla y León, más una cantidad no desvelada, a cambio del 4% que la eléctrica española posee en Galp. En la primera sociedad Iberdrola tendrá el 58,8% y el 40,9% en la segunda. Las distribuidoras ocupan una región del país que representa el 30% del territorio y el 16% de la población total. Entre las dos suman casi 16.000 clientes. Al parecer, Iberdrola se ha tenido que conformar con estas empresas de distribución, en las que participan socios industriales locales, ya que aspiraba a obtener activos de generación (ciclos combinados).

En cualquier caso, en la compañía se muestran satisfechos por un acuerdo que 'será inminente'. æpermil;ste ha sido interpretado como un gesto de buena voluntad por parte del Ejecutivo luso, tras la firma hace pocas semanas con el Gobierno de Aznar del protocolo para la creación del Mercado Ibérico de la Electricidad.

IBERDROLA 10,13 -1,41%

Según fuentes de la operación, las acciones de Iberdrola en Galp Energía, que compró a 118 millones de euros, han sido evaluadas ahora en 128 millones, en línea con la valoración de la participación del grupo italiano Eni en Galp.

Ha sido el fin del contencioso que mantenían el Estado portugués (que controla Galp) y Eni el que ha permitido, a su vez, una solución para Iberdrola. Dicho conflicto se ha resuelto ofreciendo a Eni el 49% de la nueva compañía, que se configura con los activos gasísticos segregados de Galp y que será controlada por EDP con un 51%. Según una nota difundida ayer por el grupo público portugués, durante el periodo transitorio de constitución de la futura EDP Gas, la REN (Red Eléctrica Nacional) tendrá una participación minoritaria, 'hasta que concluya el proceso de división de activos regulados como la red de alta presión de gas natural'.

La nueva compañía está valorada en 1.200 millones, equivalente al valor de los activos de gas, que incluyen los activos regulados que se transferirán a la REN. El 51% que controlará EDP 'se sustenta', según este comunicado, en la valoración económica del capital que controlaba en Galp, el 14,27%.

Por su parte, según publicó ayer el Diario Económico, Eni venderá entre un 16% y un 18% de su paquete en Galp por 650 millones, y el resto de su participación será canjeada por su nuevo paquete en la nueva EDP Gas. Algunos medios locales aseguran que el grupo norteamericano Carlyle aspira a comprar el paquete petrolero que va a vender Eni. Asimismo, se ha publicado que los socios italianos quieren la presidencia de EDP Gas, a lo que se niegan los portugueses, y que es ésta la razón del retraso de la firma del acuerdo.

La sombra de BP planea sobre Galp

Todos los rumores apuntan a que el grupo norteamericano Carlyle se encuentra en la carrera para comprar la participación de Eni en la división de petróleos de Galp, que está valorada en unos 650 millones de euros. Los estrechos lazos entre este grupo y el ex primer ministro británico John Major han 'llevado a admitir como válida la hipótesis de una futuro pacto entre British Petroleum (BP) y Galp', según señala el Semanario Económico de Lisboa.

En las negociaciones del Gobierno portugués para dar entrada a un nuevo socio en la petrolera, tras la salida de Eni y EDP, se habrían cruzado, según esta publicación, otras negociaciones con los Ejecutivos británico y estadounidense, para obtener para Galp una buena posición en la reconstrucción de la industria petrolífera de Irak.

La configuración del futuro accionariado de Galp, desmantelado después de la salida de sus socios energéticos (incluido, en menor medida, Iberdrola), sigue siendo una incógnita. Por el momento, el Estado portugués sigue manteniendo las riendas.