Telefonía

Las operadoras invertirán 4.500 millones en lanzar su red UMTS

El UMTS, que permite la transmisión de vídeos y la navegación rápida por Internet, se acerca. Las cuatro principales operadoras españolas con licencia tendrán que ofrecer este servicio antes del año 2006 a la mitad de la población. Para ello, invertirán la suma de 4.500 millones de euros.

Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera, las operadoras con licencia de telefonía móvil de tercera generación (UMTS), tendrán que ofrecer este servicio al 50% de la población a finales de 2006 y al 90% a finales de 2009, según ha anunciado el ministro de Ciencia y Tecnología, Juan Costa, que ha precisado que los acuerdos que contendrán las condiciones de sus contratos se cerrarán en semanas.

En estos contratos, según ha especificado Costa durante la entrega de los premios de periodismo Vodafone, se detallan los nuevos plazos para ofertar el servicio UMTS, aunque ha explicado que se trata de condiciones mínimas, ya que las operadoras principales cuentan con planes muy avanzados. Así, ha adelantado que las operadoras de telefonía móvil invertirán 4.500 millones de euros en redes UMTS y que esta tecnología de banda ancha producirá una transformación de la economía y del país, al que perfila como uno de los más avanzados en esta tecnología.

Inversión de Vodafone

Vodafone España realizará una inversión de 2.880 millones de euros en los próximos cinco años mayoritariamente en telefonía móvil de tercera generación (UMTS), tal y como ha anunciado el presidente de la compañía, José Manuel Entrecanales, en el transcurso del mismo acto.

Entrecanales ha destacado el buen momento que vive el sector de las telecomunicaciones con la implantación de la telefonía de tercera generación, que revolucionará las comunicaciones unipersonales, persona a persona y máquina a persona, y que supondrá la "movilidad real". Asimismo, se ha referido a las dificultades que sufren las operadoras para instalar sus emplazamientos debido a las normativas municipales, aunque ha manifestado su convencimiento de que las superarán y no supondrinconveniente para el desarrollo de la inversión prevista y el despliegue de red.

La inversión de la filial española de Vodafone alcanzó los 450 millones de euros en 2003. Al igual que sucederá entre los ejercicios 2004-2005 y 2008-2009, la mayor parte de esta cifra estuvo destinada al despliegue de infraestructuras de telefonía móvil de tercera generación.