Reunión

Japón y EE UU se niegan a que las divisas centren el debate del G-7

La reunión que mantendrán el viernes y el sábado próximos en Boca Ratón (Florida) los ministros de Economía y Finanzas de los siete países más industrializados (G-7: EE UU, Japón, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia) había despertado las esperanzas en la zona euro de que sirviera para frenar la revalorización de la divisa europea, que desde la última reunión en septiembre se ha revalorizado un 9,5% frente al dólar. Entonces en su comunicado el G-7 pidió flexibilidad en el cambio de las divisas.

La fortaleza del euro encarece las exportaciones europeas, lo que supone una amenaza a la recuperación.

Sin embargo, ayer Japón se sumó a EE UU para rechazar que el tema de las divisas centre el encuentro en Boca Ratón, donde el crecimiento mundial y su estímulo debe absorber, en su opinión, el protagonismo. 'La macroeconomía, los temas estructurales, serán los que más peso tendrán en las discusiones', adelantó ayer el ministro japonés de Finanzas, Sadakazu Tanigaki.

Sus comentarios siguieron a los realizados por el subsecretario del Tesoro de EE UU, John Taylor, el lunes por la noche.

'La agenda para el crecimiento, que es una iniciativa muy importante lanzada en Dubai en septiembre, será el centro de las discusiones sobre las políticas en las reuniones del G-7', dijo Taylor.

Muchos analistas ponen en duda el apoyo a un dólar fuerte que el Gobierno de George Bush preconiza. Sus abultados déficit se están beneficiando de la caída del dólar y se ha criticado que la Administración estadounidense no haga nada para frenar el descenso.

Además de los déficit, el otro lastre de la economía estadounidense, el desempleo, no mejora. Según el informe de la consultora especializada Challenger, Gray & Christmas, en enero se anunciaron recortes de plantillas que afectan a 117.556 personas, un 26% más que el mes anterior, aunque un 11% menos que en enero de 2003. El viernes se dará a conocer la cifra de desempleo, que se prevé se mantenga en el 5,7%.

El temor a un ataque terrorista debilita todavía más el dólar

Las noticias sobre el envío de ricina, una sustancia química letal, al líder republicano del Senado estadounidense avivaron el temor a nuevos ataques terroristas y presionaron de nuevo a la baja la cotización del dólar. El billete verde llegó a ceder un 1,3% frente al euro. Además, cotizó al nivel más bajo en tres años y medio frente al yen japonés. Los operadores del mercado especulaban con supuestas intervenciones del Banco de Japón que habrían amortiguado la caída del dólar, pero sólo momentáneamente.