Aerolíneas

Bruselas obliga a Ryanair a devolver hasta un máximo del 25% de las ayudas recibidas

La Comisión Europea autorizó hoy "la mayor parte" de las ayudas recibidas en Bélgica por Ryanair, pero exige la devolución de "hasta el 25%" de las mismas por considerarlo "incompatible con el funcionamiento del mercado interior". Para la comisaria de Transportes, Loyola de Palacio, que cifró en unos 15 millones de euros el total recibido por la irlandesa, la decisión está "bien equilibrada" porque "aporta transparencia". La noticia no ha sido bien recibida por Dublín y la aerolínea de bajo coste ha decidido recurrir, tal y como había advertido.

Ryanair deberá devolver hasta un máximo del 25% de las ayudas que recibió de la región belga de Valonia para establecerse en el aeropuerto de Charleroi, donde en lo venidero seguirá operando pero se plantea reducir el número de vuelos y rutas. En un comunicado, el Ejecutivo de la UE declara "legales" el resto de las subvenciones recibidas, ya que éstas "permiten el desarrollo genuino de nuevas rutas bajo condiciones claramente definidas". Por el contrario, "otras ayudas directas otorgadas por la región de Valonia y parcialmente por BSCA son incompatibles con el funcionamiento adecuado del mercado interior y tendrán que ser devueltas", añade la nota.

La vicepresidenta de la Comisión y comisaria de Transportes, Loyola de Palacio, no cifró exactamente el montante de la devolución, pero situó "por encima del 75%" la parte de subsidios autorizados desde hoy. "Estamos hablando de que se van a autorizar por encima del 70% de las ayudas, casi diría por encima del 75%", aseguró en rueda de prensa, y calculó "en el entorno de los 15 millones" el nivel de apoyo recibido por Ryanair. "No tenemos información suficiente para precisar la cuantía de la devolución. Será el 10%, el 15% o algo más. Tenemos que discutir con Charleroi y ver cuál es la situación".

La respuesta de la afectada no se ha hecho esperar. Tal y como dijo que haría, Ryanair apelará ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, según ha anunciado su director general, Michael O'Leary, quien espera que a la iniciativa se unan muchas otras compañías del sector, aeropuertos regionales y asociaciones de consumidores. Desglosó los motivos de su descontento, apuntados ya por numerosos expertos y material de editoriales en los medios de comunicación estos días. Según O'Leary, "es un desastre para los consumidores, para los vuelos de precios baratos en Europa y para los aeropuertos regionales públicos, que, sobre la base de esta decisión, no podrán competir con los aeropuertos privados".

El Gobierno irlandés, que preside este semestre la Unión Europea, se ha mostrado asimismo "muy preocupado" por las consecuencias -"para la aviación irlandesa y europea, así como para los aeropuertos y, en particular, para las compañías de bajo coste- de la decisión del Ejecutivo comunitario, según las declaraciones recogidas por la agencia France Presse del portavoz del Ministerio del ramo, Tom Rowley.

Sin embargo, la británica EasyJet -rival de Ryanair- ha aplaudido el fallo, que a su parecer "aclara el alto grado de incertidumbre que ha estado flotando sobre el sector europeo de aviación durante bastante tiempo".

Decisión "bien equilibrada"

La Comisión afirma que "ha tomado una decisión de gran importancia para el desarrollo del transporte aéreo al garantizar la completa competencia entre los operadores aéreos de aeropuertos regionales". Para Loyola de Palacio, la decisión está "bien equilibrada", porque "aporta mayor transparencia a las relaciones contractuales entre aerolíneas y aeropuertos, especialmente los aeropuertos regionales". Para la comisaria, también contribuye al desarrollo de las operaciones de bajo coste, "que cuentan con el respaldo claro de los consumidores, al tiempo que garantiza condiciones equitativas de competencia para todas las aerolíneas".

Reveló también De Palacio que dispone de "quejas" procedentes de "varias compañías" sobre el apoyo de algunos aeropuertos regionales a algunas aerolíneas de este tipo. Una de ellas, aseguró, proviene de la propia Ryanair y ataca a una rival en Irlanda. Otra se refiere a "un aeropuerto español", sin revelar el nombre.