Aerolíneas

Ryanair amenaza con denunciar su caso ante el Tribunal de la UE

El veredicto de la Comisión Europea sobre las ayudas públicas a Ryanair puede ser sólo el inicio de una nueva pesadilla judicial para el organismo comunitario. Tras los severos varapalos de los jueces comunitarios contra el departamento de competencia la Comisión Europea, y cuando aún falta por resolver el recurso de General Electric contra el veto a su fusión con Honeywell, la comisaria europea de Transportes, Loyola de Palacio, se enfrenta a la amenaza de un recurso por parte de la compañía irlandesa de vuelos baratos.

Ryanair ha dejado claro en los últimos días que no dudará en acudir al Tribunal de Luxemburgo para defender un modelo de negocio que puede poner en peligro la decisión que la Comisión espera adoptar hoy. 'Tiene que ser una decisión muy ponderada y que nos permita ganar el caso si la compañía nos lleva al Tribunal', afirman en el departamento de De Palacio. Su equipo se ha embarcado en los últimos días en una ofensiva mediática para destacar la parte positiva del veredicto, aunque no pueden negar que una gran parte del régimen que disfruta Ryanair en el aeropuerto belga de Charleroi será declarado ilegal.

De Palacio aseguró ayer que 'la decisión beneficiará a todas las compañías aéreas de bajo coste porque permitirá que ciertos aeropuertos regionales que hasta ahora no recurrían a ciertas actividades puedan tener un margen de desarrollo más transparente en su actuación'.

Ayer, la presión continuó sobre la Comisión Europea para que no aplique todo el rigor de la ley a la aerolínea de Dublín. Incluso el presidente del Parlamento Europeo, el irlandés Pat Cox, se mostró 'preocupado' por las implicaciones que puede tener la decisión. 'He escrito a la Comisión para pedir garantías de que se ha evaluado el posible efecto dominó que puede tener para la prestación de servicios'.