Crecimiento

Fuerte impulso industrial en Europa y EEUU

El director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Köhler, anticipó ayer que la economía global se recupera a buen ritmo y dejó entrever una mejoría de sus previsiones, que son del 4,1% para este año. 'La recuperación se amplía y profundiza, y todas las principales regiones están mejorando', afirmó. No obstante, Köhler, que participaba en Praga en unas jornadas sobre los países candidatos a la adhesión de la UE, advirtió sobre el riesgo que suponen los desequilibrios de las balanzas por cuenta corriente, especialmente de EE UU, y una excesiva revalorización del euro.

La mejoría de la coyuntura quedó reflejada en el índice de la industria manufacturera, el PMI, de la zona euro, que alcanzó el nivel de 52,5 en enero, el mayor en 36 meses. El crecimiento fue mayor en Austria, Francia y Alemania y el ritmo se aceleró en estas dos últimas y en Grecia. En Italia, Holanda, España, Irlanda y Austria, por el contrario, se desaceleró.

El índice se benefició del crecimiento de nuevos pedidos y de la producción, mientras que el empleo registró descensos.

Köhler advierte del riesgo que suponen los desequilibrios de las balanzas por cuenta corriente

En EE UU pasó algo parecido. El índice de gestores de compras, que mide la salud de la industria, sigue creciendo, pero sin que esas buenas perspectivas se trasladen a una sustancial mejora del empleo. En enero este índice se incrementó hasta los 63,6 puntos cuando en diciembre era de 63,4.

Es la mejor cifra registrada en 20 años y el octavo mes consecutivo en que se sitúa por encima de los 50 puntos que indican que existe expansión en este sector, que representa un quinto de la economía estadounidense.

Los analistas, no obstante, confiaban en una evolución industrial más robusta, y un índice que llegara a los 64 puntos, para hacer frente a unos bajos inventarios y una mayor demanda.

El euro daña la exportación española

La fortaleza del euro ha provocado que los nuevos pedidos industriales para las exportaciones fueran más bajos en enero que el mes anterior. Así se refleja en el Informe del Sector Manufacturero Español, en el que, no obstante, se percibe una mejoría por quinto mes consecutivo.

El llamado PMI, por sus siglas en inglés, fue de 51,9 en enero, una décima más que el mes anterior. Una lectura por encima de 50 significa que el sector está en expansión.

La producción se incrementó por undécimo mes consecutivo, fomentada por el crecimiento de los nuevos pedidos. Pero fueron sólo los de la demanda interna, porque los pedidos del exterior se contrajeron, al perder competitividad por la caída del dólar.

El impulso del sector no se reflejó en el mercado laboral. El empleo se ha contraído por decimonoveno mes consecutivo. Las empresas justificaron la pérdida de empleo por los esfuerzos destinados a aumentar la productividad y reducir los costes.

En cuanto a los precios, el incremento medio de las compras indica que la inflación alcanzó su máximo en nueve meses en enero, tras registrar subidas cinco meses consecutivos.