BCE

Trichet reclama más reformas liberalizadoras

Trichet, que participó en el Encuentro 2004 del Sector Financiero, organizado en Madrid por el Foro de la Nueva Economía, indicó que la economía europea es menos dinámica que la estadounidense y necesita reformas en el mercado laboral, que irían encaminadas a aumentar el trabajo a tiempo parcial y a introducir más flexibilidad en el empleo. Además, dijo que los salarios deben reflejar las diferencias regionales y que no se debe incentivar la pasividad en la búsqueda de empleo.

Trichet aseguró que en el sector servicios se están trasponiendo con mucha lentitud las normas europeas a las legislaciones nacionales, lo que representa un escollo para la competencia, aspecto que 'nos diferencia de la economía estadounidense'.

Respecto a los sistemas de seguridad social, señaló que en general están mal gestionados y que su reforma profunda representará un reto para las economías europeas, porque podría afectar a la presión fiscal o cuestionar la sostenibilidad de estos sistemas de protección.

En relación con esto último, Trichet propuso que el gasto público debe dirigirse a sectores productivos y a mejorar el capital humano y abandonar 'sectores improductivos' de la economía. Respecto a la evolución de la economía europea señaló que el debilitamiento de las tensiones económicas y geopolíticas junto con un crecimiento de la demanda interna y del consumo permitirán la recuperación de la actividad este año. Alertó que hay que obrar con prudencia, porque podría concurrir algún choque externo que afectara a la economía: 'No hay que dormirse en los laureles'.

Trichet calificó de 'indispensable' para fortalecer la política de crecimiento europeo el cumplimiento del Pacto de Estabilidad.

Las cifras

7,1% avanzó la masa monetaria en circulación en la zona euro en diciembre, tres décimas menos que un mes antes.

5,4% ha sido el crecimiento del volumen de créditos concedidos al sector privado.

Sube en Francia la confianza de los empresarios

Las expectativas de los industriales franceses continúan su mejora en enero, según el sondeo mensual del Instituto Nacional de Estadística (Insee) divulgado ayer. El indicador que mide el clima en los negocios se situó en 102 puntos, uno más que en diciembre y siete más que en octubre, lo que 'refleja una mejora del ambiente' general, explicó el Insee. Este indicador sube por sexto mes consecutivo desde julio (92 puntos) y por séptima ocasión desde diciembre de 2002, cuando estaba en 100 puntos y comenzó un descenso regular. Según el documento, la actitud de los jefes de empresa en enero sobre la tendencia pasada de su producción se mejora ligeramente. Las carteras globales de pedidos se mantienen estables y próximas a su nivel medio, aunque descienden levemente los encargos del extranjero.

Insee señaló además que las perspectivas personales de producción de los industriales 'se mantienen casi sin cambios', mientras que los stocks de productos acabados están 'más reducidos que en meses anteriores' y las perspectivas sobre los precios de venta 'se estabilizan'. En los productos semifacturados, la actividad ha mejorado ligeramente en los últimos meses, según los industriales del sector, que esperan que la producción 'varíe poco' durante el próximo trimestre. En el mismo periodo, la actividad en los bienes de equipo se ha estabilizado.