Petroquímicas

Querella contra Shell por inflar las reservas

El gigante petrolero angloholandés Royal Dutch/Shell se enfrenta a una denuncia ante los tribunales de Estados Unidos en la que se afirma que la compañía violó deliberadamente las reglas y pautas contables al sobrestimar sus reservas de gas y petróleo.

La firma de abogados Milberg Weiss Bershad Hynes & Lerach señaló ayer en un comunicado que había interpuesto una denuncia contra Shell y su equipo directivo en representación de los accionistas de la firma. El pleito se produce después de que la petrolera admitiera a comienzos de mes que había sobrevalorado 'por error' sus reservas en unos 3.900 millones de barriles de crudo y gas, un 20% del total previsto originalmente.

La reducción, que afecta sobre todo a los yacimientos de Nigeria y Australia, dejaría a Shell con 10/11 años de producción asegurada, comparada con los 13/14 años que tenía previamente y ha golpeado duramente el valor de las acciones del grupo y la confianza en sus gestores.

Las reservas son una medida clave de la salud de las compañías petroleras y el anuncio el pasado 9 de enero de la sobrestimación de Shell provocó una caída en sus acciones del 7%. Ayer los títulos del grupo retrocedían un 0,83% en la Bolsa de Londres y un 0,21% en Amsterdam.

La denuncia presentada ante el tribunal de distrito de Nueva Jersey señala que la alegación de Shell sobre un error en las estimaciones de reservas contradice los documentos registrados por la compañía ante el regulador estadounidense SEC.

Tras los problemas de Shell, la SEC ha intensificado su escrutinio sobre las reservas en poder de las petroleras, según aseguraba recientemente The Wall Street Journal. Exxonmobil, la líder en este mercado, reconoció al diario estadounidense que ha recibido una petición de información 'rutinaria' acerca de sus reservas. Lo mismo ha ocurrido con BP. Ambas compañías afirman que no tienen ninguna intención de reclasificar sus reservas energéticas.

Shell, que ayer no hizo ningún comentario tras el anuncio de la denuncia por parte de Milberg Weiss, afirma que la revisión de sus reservas no afectará a sus resultados financieros. Y señala que tampoco tendrá repercusión sobre la producción de hidrocarburos a medio plazo.