Porcelana

La familia Lladró decide no sacar la empresa a Bolsa

Lladró no cotizará en Bolsa, al menos de momento. La junta extraordinaria de accionistas del grupo fabricante de figuras de porcelana, convocada a petición de Rosa María Lladró, rechazó ayer la propuesta de esta accionista, que es propietaria del 11,11% y que ha manifestado su deseo de vender esa participación.

Según un comunicado de la compañía valenciana, el de Rosa María Lladró, cuyos derechos políticos y económicos son el 5,55% -el resto está cedido en usufructo en favor de su padre-, fue el único voto favorable a la salida de la empresa a Bolsa. Uno de los fundadores de la empresa, probablemente el ex presidente, José Lladró, padre de Rosa María, voto en blanco, lo que supone un 16,67%. El 77,78% restante votó en contra.

En la junta, celebrada en la sede de la compañía, situada en Tavernes Blanques (Valencia), estuvo representado el 100% del capital social de la compañía, repartido entre los 10 miembros de la segunda generación y los tres fundadores, Juan, José y Vicente Lladró, que tienen el usufructo y los derechos de voto sobre el 50% del capital que está en manos de sus respectivos hijos. Fuentes cercanas a Rosa María Lladró habían asegurado antes de la junta que hay varios miembros de la familia que también quieren vender sus participaciones y que estarían dispuestos a apoyar una eventual salida al mercado bursátil. Sin embargo, el rechazo a la propuesta se produjo por abrumadora mayoría. Esta accionista no estuvo ayer localizable, mientras que la compañía se remitió a un escueto comunicado.

Rosa María Lladró había propuesto la salida a Bolsa como la mejor manera de ver valoradas las acciones que posee y que quiere vender, ya que la firma encargó una valoración a Deloitte & Touche -623 millones de euros por el 100% de la empresa- que esta accionista considera interesadamente baja. Los socios tienen derecho de adquisición preferente.

Atentos a

Uno de los fundadores de la empresa de porcelanas, probablemente José Lladró, padre de Rosa María, votó en blanco para evitar una derrota de su hija todavía más abrumadora, puesto que los votos a favor sólo suponían el 5% del capital.