Resultados

El Popular se compromete a ganar un 40% más en tres años

Hemos alcanzado todos los objetivos que nos marcamos para 2003. Y seguimos siendo el banco más rentable y eficiente de entre nuestros competidores. De esta forma, el Popular ha confirmado la validez de su modelo de banca comercial al por menor para y por el cliente en España, negocio en el que cuenta con una clara ventaja competitiva'. Con estas palabras el consejero delegado, Ángel Ron, volvió a defender ayer, en la presentación de resultados del banco, la estrategia seguida por el grupo, a pesar de que la competencia se ha acrecentado en el mercado español y el mapa bancario ha sufrido variaciones con la compra del Zaragozano por Barclays y del Atlántico por el Sabadell.

El Popular cerró el año con un beneficio atribuible de 714,27 millones de euros, con un crecimiento del 12,8%, porcentaje ligeramente superior a sus previsiones, que apuntaban un 11%. Con estos resultados, y para intentar disipar cualquier duda sobre un posible salto del Sabadell al tercer puesto del ranking bancario, Ron realizó un inhabitual ejercicio de comparación. Con datos a septiembre de 2003 el conjunto de los bancos medianos (Sabadell, Bankinter, Valencia, Pastor, Atlántico, Zaragozano y Guipuzcoano) ganaron 513 millones, frente a los 523 del Popular, subrayó Ángel Ron. Y añadió que 'el Popular conserva de largo la tercera posición por beneficios y tamaño'.

Además, señaló que en 2003 el negocio del grupo creció en casi 11.000 millones de euros de activos totales 'cifra que supera el balance de la mayoría de los bancos medianos españoles'.

'Hemos crecido en 2003 tanto como el balance de un banco mediano'

Pero el Popular, que ha logrado ganar cuota de mercado en prácticamente todos los capítulos que componen su negocio (en créditos ha pasado de controlar el 4,42% al 4,81% del total del sector financiero, y del 3,55% al 3,74% en depósitos), ha querido dar una nueva muestra más de la confianza en su modelo. Y aunque reconoce que su estrategia ha sufrido importantes cambios en 2003, al combinar su tradicional crecimiento orgánico con la compra en Portugal del BNC, sus gestores han decidido poner objetivos al banco, algo nada habitual en la banca desde hace dos años.

El Popular ha puesto en marcha el Plan Suma que abarca 2004 a 2006, con el lema 'mil días, mil millones'.

El objetivo es cerrar 2006 con un beneficio atribuible de 1.000 millones de euros 'y entrar en el reducido grupo entidades europeas que superan esa barrera'. Este crecimiento del resultado es un 40% superior al registrado en 2003.

Ron explicó que este plan 'no es defensivo' y se ha elaborado con la meta de estar en 2006 'en el podio de los mejores en eficiencia, rentabilidad y solvencia'. Para lograrlo el grupo tiene previsto captar un millón de nuevos clientes particulares en estos tres años y 120.000 empresas, al tiempo que espera vincular a otros 400.000 para que consuman más de cuatro productos del banco.

Para dar el salto proseguirá con el impulso en banca privada, de empresas y de inversión, pero manteniendo la banca de particulares como centro de su negocio. El consejero delegado explicó que este Plan Suma se ha estudiado minuciosamente y se han tenido en cuenta tanto las nuevas normas contables que entrarán en vigor en 2005, como Basilea II. Además, supone crecer a un ritmo del 15% anual en activos, porcentaje inferior al aumento medio al año del banco. Ron insistió en que 'el Popular se marca objetivos para cumplirlos'.

Las claves. El balance del año pasado y las nuevas metas

Clientes

El Popular ha cerrado el año 2003 con un aumento neto de clientes de 609.000 y de un millón en los últimos tres años. El total se eleva a 5,3 millones de personas que operan con la entidad. Se ha continuado profundizando la estrategia de captación de clientes basada en banca de particulares, además de pymes. Entre 2001 y 2003 se han incorporado 985.713 clientes particulares y 97.818 pymes.

Hipotecas

Los créditos hipotecarios han perdido peso en el balance del grupo y ha ralentizado el ritmo de crecimiento, a pesar de que las hipotecas se han incrementado el 26,4% respecto a 2002. Pero el peso de este crecimiento en el total de la cartera crediticia ha pasado del 80,1% al 66,6%. Esta reducción ha sido ocupada por el crédito comercial, principalmente pymes. Este año prevé crecer el 25% en hipotecas.

Pymes

Los objetivos de avanzar en el sector de las pymes ha sido cumplido satisfactoriamente por el grupo, dijo Ángel Ron. El crédito comercial ha progresado en 2003 en un 19,5%, un avance de 11 puntos respecto al año anterior. El Plan Suma para el trienio 2004-2006 prevé incorporar 120.000 nuevos clientes pymes, el 12% sobre el millón de clientes particulares que quiere captar entre España y Portugal.

Portugal

La integración del Banco Nacional de Crédito (BNC) de Portugal al grupo ha supuesto un aumento del volumen de negocio de 6.700 millones de euros, equivalente al 16% del negocio total de 2003 . El BNC tiene activos de 4.000 millones. El Plan Suma prevé un aumento de sus créditos del 79,6%, incrementar el 50% su cuota de mercado, ganar un 154,6% más y abrir 55 sucursales para llegar a las 185. En 2007 pretende tener 200.

Plantilla

La política de mayor vinculación de los clientes es uno de los ejes centrales del Plan Suma. Ron reconoce que la fuerte competencia ha llevado al estrechamiento del margen de beneficio por cliente. El banco ha rejuvenecido su plantilla, con una edad promedio de 41 años. El 70% de sus empleados son hombres y el 30% restante mujeres, aunque ahora las nuevas incorporaciones están al 50%.

Molesto por las formas de la Mutua

El consejero delegado del Banco Popular afirmó que 'el grupo no teme ningún ataque del mercado en su contra y los rumores en ese sentido (posibles compras hostiles) son sólo rumores'. Con estas palabras Ángel Ron pretendía acallar las especulaciones sobre la posible entrada de accionistas no controlados por el grupo. Ron, también tuvo que insistir en varias ocasiones y a preguntas de los periodistas sobre las relaciones del banco con la Mutua Madrileña, que controla el 4% de los títulos del Popular.

Ron intentó quitar hierro al proceso como se había producido la entrada de la Mutua en el capital del Popular, aunque en sus explicaciones se desprendía que estas relaciones no atraviesan su mejor momento. Precisó que la compra de acciones había sido anticipada por la Mutua. 'Se trata de una participación financiera que, en palabras de la Mutua, no pretende inmiscuirse en la gestión. En sus propias palabras, la Mutua tenía previsto llegar al 5% a lo largo de todo 2004', dijo. La aseguradora ha adelantado el calendario previsto y eso no le ha gustado al banco, pues estas compras realizadas más rápido de lo previsto 'pueden afectar a la acción de una manera que no es conveniente'.