Crisis de confianza

La policía registra la sede de Morgan Stanley por el 'caso Parmalat'

La policía financiera italiana registró ayer la sede del banco de inversión Morgan Stanley en Milán, así como la de la gestora de fondos Nextra, propiedad de Banca Intesa, como parte de la investigación por el escándalo contable de Parmalat.

Una de las líneas de investigación de la fiscalía encargada del caso se centra en la relación que mantuvo el grupo de alimentación con los bancos colocadores de sus emisiones de bonos. De esta forma, el registro de ambas sedes está relacionado con una venta privada de bonos de Parmalat por valor de 300 millones que Nextra compró en junio pasado y que fueron posteriormente vendidos a Morgan Stanley entre septiembre y octubre.

Un portavoz del banco estadounidense reconoció que 'las autoridades visitaron la sede en busca de documentación como parte de la investigación'. Nextra dijo en un comunicado que está cooperando con las autoridades, mientras Corrado Passera, consejero delegado de Intesa, mostró su sorpresa por el registro, pero dijo no estar preocupado. Passera reiteró que la compra y posterior venta de los títulos del grupo lácteo constituyen una 'operación normal'.

Investigación en Brasil

Las autoridades brasileñas anunciaron que iniciarán una investigación sobre la filial de Parmalat en ese país. Las pesquisas se producirán después de que un antiguo empleado del grupo declarara que el gigante italiano transfirió fondos desde su compleja red de filiales hacia Brasil.

En Argentina, la compañía dijo que ha comenzado a negociar con los bancos un aplazamiento del pago de la deuda con vencimiento más inmediato y la reestructuración del resto de obligaciones.

Por su parte, Stefano Tanzi, hijo del fundador Calisto Tanzi, dimitió ayer del consejo de la matriz y de 11 filiales.