'Caso Parmalat'

La Fiscalía amplía la investigación a las filiales italianas de Deloitte y Grant Thornton

Las firmas auditoras italianas Deloitte & Touche y la unidad italiana de Grant Thornton han sido incluidas en la investigación que está llevando a cabo la Fiscalía sobre el escándalo financiero de Parmalat, informa Reuters.

La ex filial italiana de Grant Thornton ha estado en el centro de la crisis del grupo alimentario desde que estalló el escándalo hace un mes, cuando Bank of America señaló que era falsa una supuesta cuenta con 4.000 millones de euros de la unidad de Parmalat en las Islas Caimán. Lorenzo Penca, ex presidente de Grant Thornton SpA, y Maurizio Bianchi, socio principal de la empresa, que respondía por la unidad en el exterior, se encuentran entre el grupo de 11 personas que han sido arrestadas hasta ahora en relación con la investigación del escándalo del grupo.

Por otro lado, la policía italiana ha arrestado al ex presidente del banco Monte Parma, Franco Gorreri, en relación al fraude de Parmalat, según una fuente judicial consultada por Reuters. Gorreri, de 51 años fue director financiero de Parmalat hasta 1992, estaba siendo investigado por cargos que incluían bancarrota fraudulenta y declaraciones corporativas falsas.

Se amplía el número de denuncias

Hoy, la fiscalía de Milán ha informado de que son ya 25.000 las denuncias presentadas por accionistas afectados por el escándalo financiero de Parmalat. Unas 6.000 denuncias han llegado a través del correo electrónico, mientras que el resto han sido presentadas ante la Guardia de Finanzas (policía fiscal) o directamente en el Palacio de Justicia milanés. Entre los denunciantes figuran numerosas personas que también habían comprado títulos de la agroalimentaria en quiebra Cirio y bonos argentinos, con unas pérdidas globales calculadas para unos 80.000 inversores italianos de unos 30.000 millones de euros.

Por otro lado, en un nuevo intento por continuar esclareciendo estas irregularidades, el ex director financiero de Parmalat actualmente en prisión Fausto Tonna ha regresado a la sede del grupo en Collechio, cerca de Parma, para ayudar a la policía judicial a ¢reconstruir¢ la contabilidad en busca de los miles de millones de euros desaparecidos. Acompañado de su brazo derecho, el ex contable Gianfranco Bochi, Tonna ha contado con el apoyo de diversos miembros de la sociedad auditora Price Waterhouse para tratar de poner en claro las cuentas de la sociedad y los complejos recovecos en los que se hizo desaparecer buena parte de su capital.

El agujero detectado en la compañía, intervenida hace hoy un mes por el Gobierno y luego declarada insolvente, podría ascender a cerca de 10.000 millones de euros. La parte más significativa de ese dinero, bautizada en Italia como el ¢tesoro¢ de Calisto Tanzi, fundador y dueño de Parmalat, también en prisión, la buscan los investigadores en diversas partes del mundo.