Indicadores

Los precios industriales en Alemania volvieron a subir en 2003, un 1,8%

El aumento del precio de la energía y la mayor carga fiscal, mediante la ecotasa o los impuestos sobre el tabaco, impulsaron los precios de producción industrial de Alemania en 2003 un 1,8%, en línea con lo previsto. Aunque en el último mes se mantuvieron estables, pesaron los fuertes incrementos registrados a principio de año.

Los datos divulgados hoy por la Oficina Federal de Estadísticas alemana apuntan a que, en media interanual, los precios de producción crecieron en el año un 1,7% frente a 2002, cuando cayeron seis décimas. En 2001, el incremento fue del 3%.

Reactivación económica mínima

La recuperación de la economía alemana durante el cuarto trimestre de 2003 experimentó una ralentización que supuso a la primera economía de la zona euro crecer sólo un 0,25% e impidió que su PIB compensara la contracción registrada en los dos primeros trimestres del año, según ha anunciado hoy el Banco Central alemán (Bundesbank).

En su informe mensual de enero, el Bundesbank revela que el crecimiento "moderado" en el cuarto trimestre se benefició del tirón navideño, que elevó tanto los pedidos de las empresas como la producción industrial, pero también de un tercer trimestre con poca actividad.

La economía alemana entró en recesión técnica en el segundo trimestre del año, y rompió esta tendencia en el tercero con un crecimiento del 0,2% que se saldó en el conjunto del año con una contracción de una décima, según los datos dados a conocer la semana pasada por la Oficina de Estadísticas. Según los empresarios alemanes, la economía se ha visto afectada por la contención en el gasto de los hogares y por la fuerte apreciación del euro.

Sin embargo, el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Juergen Stark, ha hecho hoy hincapié en que, "de manera general, una moneda fuerte es algo positivo" aunque suponga "un lastre para las exportaciones". Stark afirmó que "la competitividad, en términos de precios, no depende sólo de los tipos de cambio, sino también de la inflación y evolución de los costes", y aseguró que el valor del euro "no debería de retrasar la recuperación".