CincoSentidos

El lujo no es exclusivo de los grandes

La llegada de la quinta generación del VW Golf ha disparado las alarmas en marcas con modelos directamente competidores, como BMW a través de su Compact, o Mercedes, de la mano de su C Sportcoupé.

Claro está, éstos son más caros que el Golf, pero las soluciones y prestancia de aquél le sitúan prácticamente en la misma línea. Entre medias, Audi ofrece el A3, que comparte con el VW plataforma, buena parte del chasis y, desde luego, motor y transmisión. De los cuatro, Audi y VW son de tracción delantera -mayor facilidad de conducción-, mientras que BMW y Mercedes optan por la más clásica posterior, un diseño que, pese a todo, ya no reviste dificultades, aunque se circule sobre firmes de baja adherencia, gracias a la avanzada electrónica -control de estabilidad, ABS con servo de emergencia y distribuidor de la fuerza de detención...- que llevan instalada.

De hecho, el Compact es un vehículo muy divertido, pero también cómodo y firme, en línea con el C Sportcoupé y, aunque no por mucho, un punto por delante de las posibilidades que exhibe el tándem Golf/A3.

Por calidad, todos exhiben buenos materiales, diseño lógico y ordenado y ajustes rigurosos. En general van a la par, pero Mercedes lidera este capítulo, algo especialmente perceptible con el paso de los años. Por otra parte, BMW y Audi ofrecen habitáculos de diseño algo más deportivo: el de los cuatro aros con detalles extraídos del cupé TT -bocas de aireación circulares, traviesas en la base de la consola...- y el Compact, con un salpicadero orientado hacia el conductor, la consola elevada y la pequeña palanca de cambios.

Valorando la habitabilidad, el Golf es el más capaz, con el Mercedes -sólo homologado para cuatro pasajeros- en el extremo opuesto. El A3 anda cerca del VW, mientras que el BMW resulta razonable, pero cuenta con un lunar en la escasa capacidad que ofrece su maletero. En lo mecánico, y más allá de las mil posibilidades que ofrece cada gama, los motores turbodiésel más potentes de estos vehículos son las auténticas estrellas de ventas.

Audi y VW comparten un nuevo TDI 2.0 16v, de 140 CV. Su elevada sonoridad y nivel de vibraciones desentonan frente al suave quehacer de los bloques que impulsan a los modelos de BMW y Mercedes -también de 16 válvulas y, como el resto, con turbo variable e inyección directa-, pero no se le puede negar un ímpetu de primera como respuesta a las solicitudes del conductor. De paso, su gasto es muy austero. Por ejemplo, el Audi, que logra 207 km/h, sólo requiere 5,7 l/100 km, que son 203 y 5,4, respectivamente, en el Golf -único del cuarteto disponible en carrocerías de tres y cinco puertas-.

Respecto al BMW, suave y enérgico rinde 150 CV, que logran un magnífico reprís, 214 km/h, y un gasto de risa: 5,5 l/100 km. Por último, el Mercedes tiene la mayor cilindrada -2.2 litros- y un andar más burgués, pero no por ello renuncia a una excelente velocidad máxima de 220 km/h, con un gasto que no sube mucho más: 6,2 l/100 km.

Opciones y modelos para todos los gustos

El BMW Compact es un coche que ha quedado obsoleto pero sigue manteniendo un publico fiel, mientras que el Mercedes se encuentra en un escalón superior al resto.

Audi y BMW son muy similares, hasta el punto de que la decisión de optar entre uno de ellos viene dada por el tipo de público. Los modelos de origen japonés, como el Toyota Corola o el Mazda 3, irrumpen en el mercado con mucha fuerza, pero no los podemos englobar en esta categoría de compactos por precio y por prestaciones.

Otros modelos, como el Focus y el Alfa 147, son líderes de ventas gracias a su competitivo precio y al buen equipamiento que presentan.