'Enmienda Byrd'

La OMC critica las medidas §antidumping§ de EE UU por causar incertidumbre en el comercio

La OMC ha criticado las medidas antidumping y derechos compensatorios que aplica EE UU como una forma especial de protección que "genera incertidumbre para los exportadores extranjeros" en su informe de la política comercial de ese país, que concluyó hoy en Ginebra. El texto carga contra la ley de competencia desleal de 1916, la aplicación ininterrumpida de la ley de compensación por continuación del dumping (la llamada enmienda Byrd) y el método utilizado por EE UU para determinar la existencia de subvenciones tras una privatización.

Durante la revisión, la Unión Europea calificó de preocupante la tendencia de EE UU de resistirse a acatar las decisiones del órgano de solución de diferencias de la OMC, entre ellas las relativas a esas medidas, cuando le son adversas.

La OMC indica, por otro lado, que en 2002, el 48% del valor total de las importaciones de prendas de vestir y el 24% de las de textiles seguían siendo objeto de restricciones cuantitativas, aunque agrega que EEUU se ha comprometido a eliminar esas limitaciones para finales de 2004 como está previsto en el Acuerdo sobre Textiles.

La mayoría de las otras disposiciones no arancelarias en la frontera se mantienen por razones de seguridad nacional, salud pública y política ambiental o exterior. Entre esas medidas siguen aplicándose los embargos contra las importaciones de camarón y atún de países que incumplen las disposiciones estadounidenses en materia de medio ambiente.

En su estudio, la OMC recoge la preocupación mostrada por varios miembros de la Organización en el comité de medidas sanitarias y fitosanitarias por las prescripciones que establece la Ley de Bioterrorismo de 2002. Esta obliga a registrar la mayor parte de las instalaciones de manufacturas y manipulación de alimentos, y que se notifiquen anticipadamente a la Administración de Productos Alimenticios y Farmacéuticos (FDA) todos los envíos de los alimentos con destino a EE UU.

Por otro lado, una nueva norma vigente durante las veinticuatro horas del día exige que se transmitan electrónicamente a las autoridades estadounidenses todas las informaciones relativas a mercancías destinadas a ese país antes del comienzo del transporte. Al mismo tiempo se han concertado acuerdos con varios puertos extranjeros para proceder a una criba de contenedores con destino a EE UU antes de que comience el viaje.

Washington mantiene, por otro lado, medidas que limitan la participación extranjera en compras no incluidas en el Acuerdo plurilateral sobre Contratación Pública y otros convenios internacionales, así como restricciones destinadas a fomentar la adquisición de productos made in USA. Así, las administraciones sólo pueden en principio adquirir suministros y materiales de construcción manufacturados en EE UU si éstos tienen más del 50% de componentes estadounidenses. EE UU mantiene, además, restricciones y controles de las exportaciones por motivos de seguridad nacional o de política exterior o para garantizar un abastecimiento suficiente a escala nacional.

Entre los aspectos positivos, el informe destaca que el arancel medio en 2002 apenas excedía del 5%, lo que representó una ligera disminución anual, y el aplicado a los productos agropecuarios se mantuvo en un 10%. Sin embargo, agrega la OMC, algunos productos reciben protección arancelaria con derechos de aduana que oscilan entre un 50 a un 350%.

La OMC critica que EE UU no haya comenzado aplicar todavía las recomendaciones de su órgano de solución de diferencias para la derogación de las llamadas Empresas de Ventas en el Extranjero, que permiten a las compañías norteamericanas importantes ahorros fiscales, lo que equivale a subvenciones prohibidas a la exportación.

Finalmente, en el sector de transportes, si bien el marítimo internacional de EEUU está abierto en general a la competencia, el aéreo, que representa un tercio del mercado mundial, sigue siendo objeto de restricciones bajo la forma de prescripciones en materia de propiedad y control por ciudadanos norteamericanos.