CincoSentidos

Compartir oficina con la pareja

Confianza, buena comunicación y facilidades en cuanto a movilidad geográfica son algunas de las ventajas que aducen las parejas que trabajan juntas. Pese a ello, compartir la vida personal y laboral tiene sus inconvenientes tanto para la pareja como para la propia empresa. Muchas compañías no ven con buenos ojos estas situaciones, aunque los expertos legales recuerdan que en España es ilegal discriminar o perjudicar a un trabajador por sus vínculos de parentesco.