Escándalo

Parmalat usó presuntamente el logo de Deutsche Bank para mejorar su 'rating'

La trama de Parmalat colea. A la extensión del escándalo con la apertura de la investigación por fraude a políticos y la presunta implicación de bancos italianos y extranjeros en el agujero financiero de la agroalimentaria, se suman hoy dos nuevas noticias.

La trama de Parmalat colea. A la extensión del escándalo con la apertura de la investigación por fraude a políticos y la presunta implicación de bancos italianos y extranjeros en el agujero financiero de la agroalimentaria, se suman hoy dos nuevas noticias.

La principal atañe al supuesto empleo por parte del grupo del logotipo de Deutsche Bank y sin autorización en una carta, con el fin de lograr una mejora de sus rating de liquidez de la agencia de calificación Standard & Poor. Según explicó una fuente a la agencia Reuters, Parmalat "no tenía permiso para usar el logo", que acompañó a la misiva enviada a finales del año pasado. Ni la compañía ni funcionarios del Deutsche o S&P han hecho comentario alguno al respecto.

El 11 de noviembre, la agencia de calificación situó a Parmalat bajo vigilancia con perspectivas negativas, aludiendo a la preocupación por la calidad de sus cuentas y en qué invertía su liquidez la compañía.

Por otra parte, en Iberoamérica, la Bolsa de Sao Paulo mantiene suspendidos de cotización, desde ayer, los títulos de Parmalat Brasil, mientras la filial chilena de la compañía postergó pagos por unos 1,4 millones de euros a unos 150 proveedores locales de leche, según ha informado la federación gremial.

La semana comenzó con Orlandia solicitando la quiebra de Parmalat Brasil, según publicó el diario Folha de Sao Paulo. Es la segunda vez que existe un requerimiento similar, tras el de 2002 por atraso en el pago de la deuda. Consultada por la AFP, la empresa no se manifestó. Las deudas pendientes podrían alcanzar unos 420 millones, según el cálculo de un comité de bancos acreedores citado por el diario Valor.