Resultados

Banesto ganó un 1,4% más en 2003, a pesar de la erosión del cuarto trimestre

La actividad crediticia, con un aumento del 41,4% en los préstamos hipotecarios, y la reducción de costes permitieron a Banesto aumentar su beneficio bruto un 11,2% en 2003 y situarse como el primer banco en crecimiento de créditos y recursos, en palabras de su presidenta. Pero a la pesada factura fiscal se sumaron las menores ganancias del último trimestre, con lo que el acumulado neto creció sólo un 1,4%, la mitad de lo que esperaban los analistas.

Las cuentas de Banesto acusaron en 2003 el aumento de la factura fiscal, ya que la entidad afrontó un mayor tipo impositivo. Mientras los analistas consultados esperaban que el beneficio neto mejorara un 3% desde los 435,913 millones del año anterior, la entidad ha comunicado a la CNMV un aumento de sus ganancias del 1,4%, a 442 millones, gracias al ahorro en costes y al fuerte tirón de los créditos hipotecarios (+41,4%). En el cuarto trimestre, sin embargo, se aprecia una caída del beneficio atribuible a 84,995 millones, desde los 88,356 de igual periodo en 2002, siendo ésta la única caída intertrimestral.

En cuanto al resultado anual, el beneficio bruto asciende a 639,8 millones, un 11,2% más, que el banco atribuye a un crecimiento del 6,6% en el margen ordinario y en la contención de los costes de explotación. Asimismo, la compañía que preside Ana Patricia Botín ha destacado la mejora de la inversión crediticia del 20,3% y, del 20,8%, de los recursos gestionados de clientes. La morosidad descendió, concretamente hasta el 0,7%, frente al 0,83% del ejercicio anterior, manteniéndose en mínimos históricos. La cobertura con provisiones, por su parte, subió al 318%.

Uno de los grandes

Para la presidenta de la entidad financiera, las ganancias antes de impuestos obtenidas son motivo de gran satisfacción y confía en que el banco "va a ser número uno en aumento de resultados en 2003". Antes de mencionar la importancia de la banca de clientes en la estructura, así como la financiación de pymes, aludió también a "la capacidad" de los empleados y el desarrollo tecnológico" de los procesos productivos de Banesto.

La "sorprendente" fortaleza del negocio hipotecario ha sido uno de los pilares de las cuentas presentadas hoy, pero Botín ha querido puntualizar que Banesto "no depende" de este segmento y, por tanto, está preparado para la previsible desaceleración que se producirá a partir de ahora.

Con buenas previsiones para el presente ejercicio, gracias a un crecimiento del PIB del entorno del 3% y a la práctica estabilidad en los tipos, la máxima responsable de la entidad ha aprovechado también para reiterar que Banesto "puede crecer de forma orgánica más y mejor" sin adquisiciones y, siguiendo su nuevo plan estratégico, ganará 0,25 puntos de cuota de mercado al año. Rebajar más de cinco puntos el ratio de eficiencia, hasta dejarlo en el 42% y elevar al 18% la rentabilidad son los otros dos "ambiciosos objetivos" de Banesto a tres años.

Preparado para entrar en el grupo de los grandes en España, en el que se uniría al Santander, BBVA y Popular, Banesto ya ha logrado elevar los márgenes de explotación e intermediación, gracias a una subida 7% en los ingresos por comisiones. En ese capítulo, las derivadas de fondos de inversión y pensiones crecieron un 7,8%, mientras las de servicios lo hacieron un 6,6%. Especialmente relevantes fueron las derivadas de tarjetas, que crecieron un 36%, y las de distribución de seguros entre clientes.

Respecto de la evolución de la acción, que regresó junto a Prisa al Ibex 35 el 2 de enero, ésta experimenta hoy recortes superiores al medio punto porcentual. La ejecutiva se ha consolado diciendo hoy que el valor "tuvo un mejor

comportamiento que la bolsa española" en 2003, al alcanzar un rendimiento del 34%, frente al 28% del Ibex 35.

Nuevas normas de transparencia para la Junta del 5 de febrero

Banesto ha convocado para el 5 de febrero su Junta de Accionistas, en la que se aprobarán las modificaciones estatutarias para adaptarse a las nuevas normas de transparencia exigidas por la normativa española, así como una retribución al accionista de 0,29 euros por título. Según un hecho relevante, las modificaciones estatutarias afectarán a las facultades del Consejo, las atribuciones del presidente, los derechos de voto o la asistencia a juntas, entre otras. En cuanto al dividendo, el Consejo de Administración someterá a la consideración de los accionistas una retribución de 201,3 millones, mediante la devolución del valor nominal de las acciones. Esta cantidad no contará con retención fiscal a cuenta, dado que es una devolución de capital. Además, se nombrará a Francisco Daurella y Daniel García Pita como consejeros independientes, según ha adelantado hoy Ana Patricia Botín.