EE UU

El FMI urge a EE UU a reducir su déficit fiscal

El elevado déficit fiscal de Estados Unidos, que alcanzó en el ejercicio de 2003 el 4% del PIB, frente al superávit del 2,5% de 2000, supone un riesgo para el crecimiento no sólo de ese país, sino de todo el mundo, según el Fondo Monetario Internacional. Así lo recoge en un informe que está incluido en la revisión anual de la economía del país hecha por este organismo internacional.

'La emergencia de déficit fiscales grandes y los signos de que se mantendrán en niveles sustanciales a no ser que se tomen medidas correctivas, supone preocupaciones multilaterales a largo plazo', dice el Fondo.

El organismo alerta de que el elevado déficit fiscal amplía los desequilibrios globales, que se reflejan en un aumento del déficit por cuenta corriente de Estados Unidos y, por consiguiente, de su necesidad de financiación. El peligro que representa la necesidad de endeudamiento externo podría empujar las tasas de interés al alza, frenando con ello las inversiones y el crecimiento económico globales.

En los últimos meses la cotización del dólar ha sufrido duros golpes, especialmente frente al euro, ante el cual ha perdido alrededor de un 22%.

La solución que propone el FMI es el reequilibrio del presupuesto federal y una mayor disciplina en el gasto. 'Con un déficit presupuestario, excluida la Seguridad Social, de más del 5% del PIB no se puede hace hacer de la noche a la mañana, pero se puede conseguir en los próximos 5 a 10 años'.

El FMI espera que parte del déficit sea absorbido por la expansión cíclica, pero insta a que el Gobierno de George Bush suba los impuestos, incluidos los aplicados al consumo, como los de la energía.

Gasto sanitario

El gasto en sanidad de los estadounidenses subió en 2002 un 9,3%, hasta los 1,6 billones de dólares. El incremento es más de dos veces superior al avance de la economía, pero se espera que caiga por la reducción de gastos que han hecho las empresas en 2003.