Salón de Detroit

General Motors pide más productividad para no recortar la producción en España

El presidente de General Motors Europe, Mike Burns, avisó ayer en Detroit de que la planta zaragozana de Figueruelas ha de seguir mejorando la productividad si no quiere perder capacidad o, incluso, ver trasladada la producción a países del este de Europa, sobre todo a partir de la ampliación de la Unión Europea el próximo 1 de mayo. 'Está claro que los costes laborales son un riesgo', afirmó Burns, 'y es mejor que menos gente produzca coches a que no los produzca nadie', sentenció.

En la fábrica se producen actualmente dos modelos: el Corsa y el Meriva, y ambos han obtenido una buena aceptación en el mercado, según el ejecutivo.

La factoría de Figueruelas alcanzó el pasado año su récord de producción, con 460.000 vehículos fabricados, el 21,4% más que el ejercicio anterior. Paradójicamente, este máximo se ha logrado en medio de un proceso de profunda reestructuración de la compañía en Europa, a través del Plan Olimpia, que ha supuesto un coste de 600 millones de euros.

La factoría de Figueruelas alcanzó el año pasado su récord de producción

Este proyecto, aprobado por Opel en 2000 para salir de los números rojos, supuso la externalización de varias actividades en Figueruelas y un plan de prejubilaciones, al que se han acogido alrededor de 400 empleados y que el sindicato CGT ha impugnado ante la justicia.

Opel ya ha avisado de que pretende incorporar en el próximo convenio colectivo, que comenzará a negociarse a principios de este ejercicio, el acuerdo sobre prejubilaciones del plan industrial. Mike Burns, en cualquier caso, es de la opinión de que 'se gastan demasiadas horas en producir cada coche en Zaragoza' y que hay que avanzar en ese sentido.

Objetivos

El ejecutivo adelantó que ya se ha conseguido 'más de un 50% de los objetivos en cuanto a reducción de costes' fijados en el Plan Olimpia, y que la compañía va algo más rezagada en el capítulo de mejora de los ingresos.

Recordó, sin embargo, que los esfuerzos en reducción de costes seguirán siendo una constante año tras año, puesto que el mercado cada vez es más competitivo y ya no se pueden recuperar márgenes incrementando el precio de los coches, lo cual obligará a constantes reducciones de gastos e incrementos de productividad.

El directivo, sin embargo, también lanzó un mensaje de tranquilidad a la fábrica de Figueruelas al asegurar que 'por ahora no hay ningún problema' y que su intención es que la producción se quede en España, ya que abandonar el país afectaría a la cuota de Opel en el quinto mercado europeo para la marca.

Así, el directivo declaró que la compañía continuará invirtiendo en la planta aragonesa, sobre todo gracias al próximo lanzamiento del nuevo Corsa, que se producirá en Figueruelas. Burns descartó, con todo, que la planta vaya a acoger por ahora un nuevo modelo, como podría ser el Agila, ya que la fábrica funciona actualmente a pleno rendimiento. Burns calificó a la planta aragonesa de 'fantástica' y resaltó que produce automóviles de excelente calidad.

Gracias a los recortes de costes, señaló el directivo, la filial europea de General Motors (GM) volverá a beneficios en 2004 después de haber cosechado pérdidas de 68 millones en la primera mitad de 2003. La principal subsidiaria europea, Opel, cerró el año pasado con unas pérdidas operativas de 227 millones de euros, tres veces menos que en el ejercicio precedente, mientras que su cifra de negocio alcanzó 14.875 millones, con una disminución del 7,17%.

El presidente del grupo, Kart-Peter Foster, aseguró recientemente que también Opel entrará en beneficios este año. Para volver a la rentabilidad, GM se ha concentrado en las sinergias de costes en el plano industrial y comercial con las diferentes marcas del grupo y con alianzas como la que mantiene con Fiat, de la cual dijo que 'no es tan mala como se lee en los periódicos'.

Burns aseguró que la compañía incrementará su cuota de mercado en Europa gracias al crecimiento de marcas como Opel o Saab. En este sentido se enmarca el nuevo Tigra, que se fabricará en una versión convertible de forma conjunta con el carrocero Heuliez.

Las cifras

460 miles de vehículos fabricó el año pasado la factoría de Figueruelas.

50% o más es la ejecución de los objetivos fijados en el Plan Olimpia.

2004 es el año en que General Motors Europe volverá a beneficios.

227 millones de euros de pérdidas operativas tuvo Opel el año pasado.