Salón de Detroit

Los beneficios de Volkswagen se reducen a la mitad

Los beneficios operativos del grupo automovilístico alemán Volkswagen disminuyeron más de un 50% en 2003, desde los 4.760 millones de euros del año anterior, coincidiendo así con los pronósticos de la empresa, según aseguró ayer su director financiero, Hans-Dieter Potsch, en el Salón del Automóvil de Detroit.

Durante el último trimestre de 2003, las ventas de Volkswagen sufrieron, sobre todo, por la fortaleza del euro y la difícil situación del mercado en Brasil, que se unió a la debilidad de la demanda.

En Estados Unidos, el grupo germano, primer productor de automóviles de Europa, acusó ligeras pérdidas en 2003 y espera una situación similar para 2004, añadió Potsch, aunque no facilitó cifras concretas.

La buena noticia es que Volkswagen ha superado el objetivo de ventas de cinco millones de coches previsto para 2003, frente a las 4,95 millones unidades comercializadas en 2002.

Para el futuro, el mayor fabricante de coches de Europa prevé llegar a la recuperación total en el año 2006, cuando calcula ganar lo mismo que en 2001. Este año, el beneficio operativo fue de 5.420 millones de euros.

Audi cambia las tornas

Por otra parte, Audi, filial de Volkswagen, registró un aumento de sus ventas de un 3,4% en 2003, hasta las 767.000 unidades, según su director de ventas, Ralph Weyler.

El resultado positivo se explica principalmente por el buen desarrollo de Audi en China, donde la compañía vendió en 2003 hasta un 70% más de vehículos que en 2002.

También en el mercado estadounidense Audi aumentó sus ventas de forma considerable el año pasado, y espera duplicarlas hasta 2009, explicó Weyler.