Competitividad y tipo de cambio

Las empresas españolas temen un declive en los pedidos

Las empresas españolas han experimentado una preocupación creciente por la apreciación del tipo de cambio del euro frente al dólar y otras divisas, frente a las que ha acumulado una ganancia más moderada.

En la última encuesta de coyuntura de la exportación, un 44% de los empresarios consultados asegura que la cartera de pedidos se resentirá por la apreciación del euro.

Esta variable ha experimentado un notable aumento en el último trimestre, puesto que antes solamente el 21% de las compañías revelaban haber tenido contracción del negocio por el tipo de cambio de sus ventas.

Las grandes compañías bajarán precios para seguir compitiendo

Entre las empresas que se ven afectadas negativamente por la fortaleza de la moneda única europea, un 49% señala que la reducción en la cartera de pedidos puede llegar a un 10%; un 13% de los consultados aprecia pérdidas de entre un 10% y un 20%; y un 15% de los empresarios manifiesta pérdidas en los pedidos por valor de entre un 20% y un 30%.

Los principales destinos afectados a la baja por la apreciación de la divisa comunitaria son los del área dólar, así como algunos países asiáticos.

Una encuesta reciente de las cámaras de comercio es menos pesimista sobre el daño que provoca un euro caro en las exportaciones españolas.

Un 70% de las 2.700 sociedades consultadas afirma no haber experimentado efectos negativos en su actividad por la fuerza de la moneda común europea. De hecho, es también mayoritaria la opinión de que en 2004 con el tipo de cambio como está no habrá contracción en la cifra de negocio, sino más bien al contrario.

Los efectos sobre la cifra de intercambio se producirán en las compras y las ventas de fuera del área euro: las importaciones podrían aumentar un 31% y las exportaciones contraerse en un 27%, según la citada encuesta de las cámaras de comercio.

El director del servicios de estudios de las Cámaras de Comercio, Juan José Lucio, estima que ante la mejor competitividad-precio de los productos procedentes de los países ajenos a la zona euro, 'las empresas han optado por centrarse en estrategias de competitividad enfocadas a la mejora de la calidad y el servicio, y menos en el precio'.

El sector de servicios será el que más note el aumento de sus precios en el exterior; además, es el sector que menos se beneficia del abaratamiento de las importaciones. La industria, por su parte, ha intensificado las compras procedentes de fuera de Europa.

Por tamaños de empresa, las grandes resisten mejor la situación con ajustes en los precios de sus productos, mientras que las pequeñas no tienen tanta capacidad de maniobra para reducir los precios y mantener la facturación.

Sector turístico

El comportamiento del tipo de cambio afecta también al sector turístico, cuyas empresas han perdido atractivo relativo frente a los demás países con la misma oferta de sol y playa en el Mediterráneo, con la única excepción de Turquía, seguramente condicionada por circunstancias especiales de seguridad internacional.

Sólo la demanda interna compensa unas perspectivas más ajustadas de visitantes para los próximos meses.