Motor

El Mégane permite a Renault seguir como marca más vendida

Estas cifras confirman el éxito de la apuesta de la compañía presidida por Louis Schweitzer, que en el último año ha destinado a este modelo aproximadamente la mitad de los más de 50 millones que invierte anualmente en publicidad. Y no sólo eso. Renault ha usado la imagen de su superestrella Fernando Alonso, el corredor asturiano de fórmula 1, en una campaña que incidió sobre todo en la seguridad del coche para convencer a los escépticos.

Además, con la llegada de la versión monovolumen se ha ampliado a siete modelos la gama. El resultado, 91.922 unidades vendidas en 2003, el 7,3% más. Con ello, el Mégane ya supone más del 52% de las ventas de Renault en España y el 6,4% de las matriculaciones totales. Este éxito se ha repetido en otros países, como su mercado doméstico. Además, la mala situación económica en Alemania le ha ayudado a convertirse también en la marca más vendida en Europa, un honor dominado hasta ahora con mano férrea por el mítico Golf. El Mégane supuso en su día el ejemplo más claro de la renovación de diseño de la compañía.

Más competencia

El rival del Mégane ha sido el Xsara, líder en ventas durante los últimos tres años. El pasado año ambas marcas han recrudecido su competencia. Así, se han ido turnando en la primera posición de la clasificación durante todo el año -con una sola excepción: en febrero el modelo más vendido fue el Focus de Ford-. Sin embargo, a partir de la llegada a los concesionarios del Scénic, el monovolumen de la gama Mégane, la carrera fue inclinándose hacia la compañía del rombo. La caída del Xsara, sin embargo, era previsible hasta cierto punto, dado que este modelo va ya por su sexto año de vida. Esta erosión provocada por la longevidad del producto -y pese al esfuerzo publicitario realizado por la compañía- hizo que el pasado año se vendieran el 13,94% de unidades menos que el anterior hasta copar el 5,5% del mercado. La compañía que dirige Claude Satinet aún no ha facilitado datos sobre los planes acerca del sucesor del Xsara.

La pelea entre ambas marcas, en cualquier caso, es un signo del dominio que ejercen las tres principales marcas francesas -las dos mencionadas más Peugeot- sobre el mercado español. Seis de los diez modelos más vendidos pertenecen a firmas francesas. El 307 y el 206 de Peugeot se colocaron en quinta y sexta posición, respectivamente. El Clio, otro modelo mítico de Renault, se situó en séptimo lugar, y el C3 de Citroën, en la novena plaza. Lo que sí ha logrado PSA, matriz de Citroën y Peugeot en 2003, sin embargo, es desbancar a Volkswagen como el mayor grupo automovilístico de España.

El Focus de Ford se tuvo que conformar con acabar el año como tercer modelo más vendido en el mercado español. Este coche, producido parcialmente en la planta de Almussafes, vendió el 4,4% más en 2003 hasta 65.283 turismos. Según Ford España, este 'éxito de ventas se debe en gran medida al excelente momento del producto que Ford atraviesa en Europa dentro de la estrategia de renovación de la gama que tiene como objetivo lanzar 45 novedades en cinco años'. La clasificación la completan el Peugeot 307, con 65.111 (+4,7%); el Peugeot 206, con 60.320 (+4,4%); el Renault Clio, con 53.610 (+3,9%); el Opel Astra, con 44.104 (3,2%); el Citroën C3, con 42.652 (+3,1%), y el Seat León, con 39.625 (+2,8%).

Ventas Más de 323.000 operaciones del plan Prever

El plan Prever en sus dos modalidades presentan más de 323.000 operaciones en el año, lo que significa un 17,6% de alza sobre el pasado ejercicio.

La venta de coches en el mayor mercado de España, la Comunidad de Madrid, cayó el 1,9% en 2003, hasta 302.036 turismos, frente al alza del 8,1% del segundo, Cataluña. Donde más crece es en Valencia (+8,7%).

Por segmentos, los coches más vendidos son los coches medio-bajos (466.542), los medio-altos (254.042 coches). Los monovolúmenes grandes son los que más crecen (el 20,5%, 128.468 unidades).

Los coches diésel se llevan el 60% del mercado

El diésel gana por goleada, una vez más, a la gasolina. Las matriculaciones de turismos de este tipo de combustible alcanzaron las 834.933 unidades durante el pasado año, lo que supone un aumento del 9,5% en relación con 2002. Estas cifras confirman el proceso de dieselización del parque español. No en vano las ventas de estos coches concentraron el 60% del mercado en 2003, frente a una penetración del 57,3% en 2002. Las ventas de automóviles de gasolina retrocedieron un 3,71% el pasado ejercicio, hasta situarse en 548.084 unidades, con lo que su cuota de mercado se redujo del 42,7% al 40%.

El mercado de todoterrenos, por su parte, continuó su evolución favorable en 2003, por encima de la matriculación de turismos. Las ventas de 4x4 crecieron el 12,5% en el año, con una subida del 22,1% en diciembre. Toyota lideró el mercado, con 13.788 unidades vendidas, un crecimiento del 44,6%. En segunda posición se situó otro japonés, Nissan, que matriculó 12.476 unidades, un 7,9% más. Las ventas de Suzuki cayeron un 0,7%, a 10.754 unidades. Por modelos, el Nissan Terrano fue el más vendido en 2003, con 8.799 unidades, seguido del Toyota Land Cruiser (7.450 unidades), Mitsubishi Montero (7.278 unidades), Toyota RAV 4 (6.338 unidades) y el Suzuki Vitara (5.768 unidades).