Alimentación

Clesa niega haber perdido proveedores de leche

Algunos ganaderos han comenzado a dejar de vender leche a Clesa, ante el temor de que la crisis financiera de su matriz italiana impacte de alguna manera en la empresa española, según fuentes del sector. Pero Celestino García Benito, director general de Clesa, lo niega: 'A fecha de hoy nadie nos ha dejado de vender un litro de leche'. La compañía insiste en que no depende ni financiera ni jurídicamente de Parmalat.

Manuel Carlón, secretario general de la Federación de Empresarios Productores de Lácteos (Feplac), afirma que Clesa ha perdido en Segovia 25.000 litros de leche diarios que, según unas declaraciones recogidas por la agencia Europa Press, 'ya han sido captados por Pascual'.

Fuentes del grupo Pascual negaron ayer estar aprovechando la crisis de Parmalat para captar ganaderos que venden leche a Clesa. 'No hay ninguna relación causa efecto', aseguraron ayer las mismas fuentes a este diario comentando la operación de Segovia.

'El mayor peligro que corre Clesa es que el resto de las industrias lácteas decidan aprovechar la situación de indefensión para captar los ganaderos que entregan a Clesa y que están preocupados por la situación', explicó el secretario general de Feplac. Carlón dijo también que, según sus informaciones, el presidente de Clesa, Arturo Gil, podría adquirir junto a otros inversores las acciones de la compañía en caso de que Parmalat se desprendiera de ellas.

l La competencia en la industria láctea española. A algunos directivos de Clesa no les extrañaría que otros grupos españoles tratasen de sacar tajada de la crisis de Parmalat y captar ganaderos que les vendan la leche que hasta ahora han ofrecido a Clesa.