Suspensión

Inbesós esconde su resultado y la CNMV suspende la cotización

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendió ayer cautelarmente la cotización de la inmobiliaria Inbesós. La compañía propiedad de la familia Colomer se ha negado reiteradamente a hacer pública la información correspondiente al tercer trimestre de 2003.

Según un hecho relevante emitido ayer por la propia CNMV, pese a los dos requerimientos enviados por el supervisor (los pasados 20 de noviembre y 9 de diciembre) para que Inbesós remitiera la citada información financiera, la compañía inmobiliaria ha seguido sin hacerlo.

Inbesós sólo contestó al primer requerimiento de la CNMV el pasado 22 noviembre. En aquel escrito, la inmobiliaria consideraba 'contraproducente' la publicación de sus estados financieros del tercer trimestre. En opinión de sus gestores, la naturaleza del negocio inmobiliario que desarrolla la empresa hace 'que los estados financieros provisionales correspondientes al tercer trimestre no reflejan la evolución del grupo en el ejercicio', dado que con los principios contables vigentes la cifra de negocio no recoge los ingresos de determinadas promociones. La normativa contable no permite darse como ingresos aquellos derivados de promociones inmobilarias que como mínimo no estén acabadas en un 80% de su totalidad.

Para Inbesós, 'la publicación de dichos estados financieros provisionales podría afectar injustificadamente la imagen de la compañía y alterar la cotización del título, provocando en el mercado una imagen que no se corresponde con la realidad de los negocios financieros del grupo'.

La CNMV ha decidido suspender la cotización de los títulos tal y como establece la Ley del Mercado de Valores.

Las acciones de Inbesós se negociaban a 3,65 euros antes de su suspensión cautelar y la revalorización acumulada a lo largo del año es del 69,77%.