Consumo

Sólo el 34% de los hogares consigue ahorrar

La fuerte subida de los niveles de endeudamiento de los hogares, como consecuencia de la adquisición masiva de vivienda a precios crecientes, está dañando ya el consumo de las familias y sus posibilidades de ahorro. La información aportada por los hogares españoles en la encuesta continua de presupuestos familiares al Instituto Nacional de Estadística revela que sólo un 34% de los hogares dispone de ingresos regulares suficientes como para destinar una parte al ahorro cada mes, mientras que hace sólo dos años ese porcentaje llegaba al 39%.

Pero no es el único indice que revela la creciente dificultad financiera de los hogares, especialmente en los dos últimos años, en los que la demanda de vivienda se ha acelerado y los precios han mantenido crecimientos interanuales cercanos al 20%. Es también creciente el porcentaje de familias que manifiestan tener algún tipo de dificultad para llegar a fin de mes (tres puntos más que hace un año), así como los que estiman que el actual es un momento poco propicio para hacer compras importantes, con la excepción de la vivienda.

La presión que puede estar ejerciendo la vivienda y el alto nivel de deuda familiar en los niveles de ahorro y de consumo de las familias puede apreciarse en la distinta sensibilidad en las comunidades autónomas. En Madrid, por ejemplo, comunidad en la que los precios de la vivienda han experimentado subidas más altas, superiores al 30% en algunos trimestres de este año (en tasa anual), el porcentaje de hogares que pueden destinar parte de la renta al ahorro no llega al 20% (una familia de cada cinco), la cifra más baja del país, con la excepción de Canarias, y muy alejada de la media del 34,47%.

Es también la población de Madrid la que muestra mayor pesimismo sobre la oportunidad de hacer compras relevantes: sólo el 5,6% de los hogares cree que es el momento idóneo (menos de la mitad de la media). La comunidad donde mayor proporción de hogares creen que es el momento adecuado para hacer compras importantes es Extremadura, con un 29%, prácticamente el triple de la media nacional.

Madrid tiene, eso sí, el mayor nivel nominal de gasto por persona de toda España, provocado por sus niveles de precios, generalmente más altos que en el resto del país. Cada madrileño consumió en el tercer trimestre del año 2.260,37 euros, seguido de los 2.233,84 euros per cápita de Navarra, frente a una media nacional de 1.854,69 euros. El consumo más bajo por persona se produjo en Castilla-La Mancha, con 1.571,18 euros por persona.

Las comunidades con mayores porcentajes de hogares que pueden ahorrar son Castilla y León, La Rioja y la Comunidad Valenciana, frente a las citadas de Madrid y Canarias. Respecto a la dificultad para llegar a fin de mes, un 57,7% de los hogares de nivel medio nacional estima que tiene cierta dificultad o cierta facilidad, y no se aprecia gran diferencia sobre trimestres anteriores.

El comportamiento de las familias

El gasto unitario sube tras bajar 18 meses

El gasto medio por hogar en euros constantes subió un 1,93% en el tercer trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, después de haber experimentado lentas contracciones en los seis trimestres precedentes. Sin embargo, considerando el tiempo acumulado desde inicio del año (hasta septiembre), el consumo unitario sigue cayendo, aunque modera notablemente su contracción. La subida de este trimestre se concentra en gasto no alimentario.

Más consumo porque hay más hogares

Los nuevos hogares impulsan el consumo total, con un crecimiento del 3,65% en tasa interanual a precios constantes, y un avance del 6,94% en euros corrientes. Considerando los nueve primeros meses del año, el consumo total en España sólo avanza un 1,54%, igualmente repartido entre alimentos y no alimentos. En los últimos trimestres se detectan alzas importantes en alimentación en términos monetarios, inducidas por los precios.

La alimentación absorbe el 20,55%

El gasto de las familias para alimentos, bebidas y tabaco supone sólo el 20,55% del total del consumo, mientras que los demás gastos acaparan el resto del desembolso. Esta proporción en el reparto del gasto se mantiene estable en los tres últimos años. En el tercer trimestre de 2003 cada español consumió 381,33 euros en alimentos y 1.473,36 euros en otro tipo de bienes o servicios. Cataluña fue la comunidad con más gasto per cápita en alimentos, con 425 euros.