Rusia

Yukos no exigirá compensaciones a Sibneft por la ruptura de la fusión

Yukos ha comunicado hoy, en rueda de prensa, que se abstendrá de solicitar a Sibneft la indemnización de 810 millones de euros (1.000 millones de dólares) que fijaba el contrato inicial de fusión en caso de ruptura de la operación.

Así lo ha confirmado hoy en Moscú el vicepresidente de la mayor petrolera rusa, Yuri Beilin, quien apuntó que las negociaciones de divorcio se están ultimando con Millhouse, propiedad del mayor accionista de Sibnef, Roman Abramovich, pero que aún no se ha estampado firma alguna.

De esto modo, ambas compañías romperán su fusión multimillonaria mediante un nuevo contrato, diametralmente opuesto al que los vinculó en abril en una operación de la que resultaría la cuarta petrolera mundial. La cláusula que se contempló entonces en caso de que una de las dos partes quisiera saltarse el trato no sigue vigente, "puesto que aún no hay trato", hacía hoy hincapié Beilin.

Según las informaciones trascendidas en los medios hasta la fecha, Yukos estaría dispuesta a restituirle a Sibneft el paquete accionarial en su compañía del 92% que adquirió en octubre, a cambio de que éste le devuelva los 2.430 millones y el 26% de Yukos que recibió. El hecho de que no haya indemnización adicional respondería al impacto financiero que hubo de soportar la compañía de Abramovich por el desplome de la cotización de Yukos tras la detención de su máximo responsable hace un mes, Mikhail Khodorkovsky, acusado de fraude y evasión fiscal.

En todo caso, ambas compañías y los expertos consultados sí coinciden en que la ruptura llevará meses, puesto que la operación estaba literalmente en marcha. Tras la encarcelación del magnate, la cúpula de Yukos se negó a aceptar las peticiones de los accionistas de Sibneft, en plena puesta en marcha de la fusión, de designar los altos cargos en la compañía resultante. De hecho, a raíz de una reunión entre Abramovich y el Kremlin, un mes después, Sibneft llegó a pedir que fuera su presidente quien llevara las riendas de la fusionada.

Antes de la entrada en prisión de Khodorkovsky, el gigante estadounidense Exxon Mobil inició negocaciones sobre una eventual adquisición de una participación en Yukos, según adelantó en octubre el presidente Vladímir Putin.