Nuevo grupo

El núcleo estable roza el 30% de ACS tras las compras de 'los Albertos'

La compra por los Albertos, Alberto Cortina y Alberto Alcocer, de un 5% de Dragados, les otorga un 3,5% adicional en el nuevo grupo ACS, fruto de la fusión de la empresa que preside Florentino Pérez con su participada. Con este paquete adicional, los dos empresarios pasan a controlar el 9% de la nueva entidad de forma directa, un paquete al que hay que sumar las acciones de otros socios que ellos representan y que suponen aproximadamente otro 2% del capital del nuevo grupo. La inversión aproximada de los Albertos en este paquete de Dragados ronda los 146 millones.

En todo caso, el grupo March sigue siendo el primer accionista individual de la nueva ACS, con algo más del 12% del capital y previsiblemente alcanzará en breve el 15% del capital

Tanto los Albertos como la entidad financiera mallorquina conforman, junto a Florentino Pérez, el núcleo estable del grupo constructor y de servicios. Entre los tres poseen cerca del 30% del capital, e incluso lo superan si se suman los paquetes de accionistas institucionales menores vinculados a estos inversores, como pueden ser José María Loizaga, Pedro López Jiménez o la familia Batuecas.

ACS 21,02 -6,16%

En cuanto al debut en Bolsa de la nueva ACS, se saldó ayer con un avance del 0,65%, para alcanzar una capitalización de alrededor de 4.400 millones.

ACS reunirá en los próximos días a su consejo de administración, elegido en la junta extraordinaria que el pasado 14 de octubre dio luz verde a la fusión, para concretar el nombramiento de todos sus componentes y determinar a sus máximos ejecutivos al frente de los cuales se situará, con toda probabilidad, Florentino Pérez.

La vicepresidencia recaerá en el hasta ahora máximo dirigente de Dragados, Antonio García Ferrer.

Asimismo, la junta fijó en 18 el número de miembros del máximo órgano de gestión, de los que tres corresponden a Alberto Cortina y Alberto Alcocer, que estarán representados por el presidente de Indra, Javier Monzón; el ex directivo del BBVA Javier Echenique, y el abogado Manuel Delgado.

La patronal lusa critica la venta de Somague

La mayor patronal lusa, la Asociación Industrial Portuguesa (AIP), criticó ayer por boca de su presidente Jorge Rocha de Matos, la integración de la constructora Somague en la española Sacyr Vallehermoso, anunciada la pasada semana. En una entrevista difundida por la cadena de televisión privada SIC Noticias, Rocha de Matos reconoció el derecho de la familia Vaz Guedes, propietaria de Somague, a vender 'la joya de su corona', pero consideró que entraña 'claramente una pérdida de un centro de decisión nacional'.

'Como portugués, siento pena', agregó Rocha de Matos, en línea con la preocupación expresada por algunos financieros lusos ante el Ejecutivo y el presidente de la República, a propósito de la pérdida de centros de decisión empresarial y su paso a manos extranjeras, sobre todo españolas. El presidente de la AIP subrayó que, tras la integración de Somague, un tercio de los grupos constructores lusos 'pasa a estar controlado por españoles'.