Crisis

La crisis de Parmalat se cobra dos tercios de su valor en Bolsa

El nerviosismo de inversores y analistas sobre la situación financiera de Parmalat se agudiza. A la preocupante debilidad mostrada la semana pasada con el retraso del pago de los 150 millones de una emisión de deuda se sumó ayer una información publicada por el diario La Stampa en la que se asegura que el grupo tiene una deuda no reconocida de 9.200 millones de euros.

Enrico Bondi, gestor contratado por Parmalat para intentar sacarla de la crisis, ha descubierto el 'agujero' que no constaba en ningún balance. La deuda asciende a unos 6.000 millones, con una liquidez de 4.200 millones, según las cuentas. Ayer dimitió el presidente y fundador Calisto Tanzi, y es Bondi quien toma todo el poder.

En España, los responsables de su filial Clesa se muestran tranquilos. Arturo Gil, presidente de la firma, insistió ayer en que la gestión de Clesa 'es independiente' y que la crisis de Parmalat se está pasando 'de puntillas'.

Los inversores italianos, mientras tanto, se temen lo peor. En las tres últimas sesiones, la capitalización de Parmalat se ha reducido un 64%. Además, la caída se puede agudizar mañana, cuando la empresa se puede ver forzada a pagar 330 millones a los minoritarios de su filial en Brasil por una opción que le obliga a comprar el 18% del negocio. Los analistas también desconfían. Standard & Poor's ha mantenido la calificación en CC/C (dos niveles por encima de la suspensión de pagos) con revisión negativa a pesar del desembolso de los 150 millones de la emisión de deuda.

Sin cambios, de momento, en el consejo de Clesa

La dimisión la pasada semana de Fausto Tonna, número dos de Parmalat, y Luciano del Soldato, tercer director financiero que deja la compañía en menos de un año, tendrá repercusiones en el consejo de Clesa, filial española del grupo italiano. Tonna ocupaba hasta ahora el cargo de vicepresidente del consejo de Clesa y Del Soldato, el de consejero. 'Llegará un momento en que estos cargos se renueven, pero de momento no existe información', dijo ayer Arturo Gil, presidente de Clesa. Hasta ahora, Tonna y Del Soldato eran los únicos miembros italianos del consejo.