Balance

La caída del dólar daña la inversión de los europeos en Wall Street

Una lectura rápida de los balances de las Bolsas en el año invita al optimismo más absoluto después de tres años de crisis. Pero una reflexión más profunda empaña dicho estado de ánimo. Primero, porque los mercados están muy lejos de recuperar los niveles previos a la burbuja, y segundo, porque la depreciación del dólar va a tener un efecto profundo y negativo sobre los inversores que apostaron por la renta variable estadounidense.

El S&P acumula una subida del 21,7% desde enero. Al denominarlo en euros, las ganancias se reducen hasta el 3,89%. El efecto también tiene su lado positivo pero a la inversa, es decir, los estadounidenses que han depositado sus ahorros en las Bolsas europeas verán incrementadas sus ganancias a la hora de hacer caja por la apreciación del euro.

'Los inversores europeos que tengan sus activos denominados en dólares van a sufrir en gran medida el efecto del tipo de cambio independientemente del riesgo que se deriva de las acciones en las que han entrado', explica Mercedes Camacho, de Safei.

Para Ana Maymus, analista de Sabadell Banca Privada, los gráficos invertidos, como los que acompañan este texto, lo dicen todo. 'Es muy ilustrativo. Un inversor europeo que haya entrado en el S&P se ha comido prácticamente todas las ganancias. Yo creo que los datos invitan a una reflexión y a tomar una decisión en torno a la divisa de EE UU', comenta.

La mayoría de los analistas considera que el billete verde está predestinado a nuevas depreciaciones. En ese sentido, Gonzalo Murcia, asesor de BNP Paribas España, prevé que la paridad frente a la moneda única alcance las 1,30/1,35 unidades en los próximos 12 meses. 'Yo en este momento recomiendo salirse de la renta variable estadounidense para entrar en la de Europa. Ahora bien, si la apuesta de los inversores es EE UU asumiría las pérdidas, pero me cubriría en dólares, como puede ser haciendo un seguro de cambio, o una venta de la divisa a plazo', explica.

Murcia considera 'absurdo' no tener en cuenta el efecto divisa, independientemente de cuál sea el objetivo de la inversión.

Este año va a ser el peor para el dólar desde que convive con el euro. No así para las Bolsas. 'La correlación entre mercados y divisas no se ha respetado. La caída del billete verde ha estado relacionada con el déficit americano', afirma Joan Bonet, de Credit Suisse. Este experto pronostica también niveles más bajos para el dólar de cara al próximo año.

Lejos de recuperar los niveles previos a la burbuja

Las Bolsas han recogido positivamente las cifras macroeconómicas de EE UU alcanzando máximos en la recta final del año. El consenso es unánime: la recuperación ha comenzado. Pero todavía hay varios obstáculos que superar. La asignatura pendiente sigue siendo el mercado laboral.

Aunque se ha comenzado a andar por buen camino, lo cierto es que queda mucho por recorrer.

Los mercados han conseguido paliar las pérdidas acumuladas en los tres últimos ejercicios, aunque el consuelo es para pocos. El Ibex todavía está un 36,1% por debajo de los niveles previos a los que se encontraba antes de que estallase la burbuja tecnológica. El porcentaje es aún mayor para el Dax (44,5%%) y el Cac (41,7%).

El balance es dispar para los índices de EE UU más emblemáticos. Nasdaq todavía le queda por recuperar un 52,3%, mientras que el Dow Jones ha reducido la diferencia en estos tres ejercicios al 12,7%.

Los analistas reconocen que las cotas alcanzadas entonces fueron desmesuradas, sobre todo por la rapidez en que se produjo el movimiento.

'Es posible que vuelvan a verse esos niveles, aunque no con la virulencia de entonces', comenta Ana Maymus, de Sabadell. Mercedes Camacho, de Safei, opina que 'todavía no sabemos si nos encontramos en una fase de recuperación o de corrección. Mientras que no se superen los 10.000 puntos en el caso del Ibex las dos posibilidades están abiertas'.

Camacho sí aventura un año alcista para 2004, aunque enero y febrero sean a la baja.