Alimentación

Parmalat paga la deuda de 150 millones con cuatro días de retraso

Parmalat salvó los muebles casi en el último momento. La compañía, que a punto estuvo de entrar en suspensión de pagos, dijo ayer que ha hecho frente al pago de los 150 millones de euros de una emisión de deuda que venció el lunes. La normativa italiana le permitía una prórroga hasta el lunes para desembolsar el dinero. El retraso ha supuesto al grupo de alimentación nueve millones de euros más por intereses.

Fuentes financieras confirmaron a Reuters y Efe que los fondos han sido transferidos a las casas de compensación y liquidación Euroclear y Clearstream.

Según los medios italianos, la firma ya había recomprado títulos por 110 millones, por lo que sólo faltaban por abonarse 40 millones. Con todo, ha tardado cuatro días en realizar el pago completo, lo que indica, según los analistas, una situación financiera más que delicada. Pese al abono, Standard & Poor's mantuvo ayer la calificación de deuda en CC/C, sólo dos niveles por encima de la suspensión de pagos, al no entender 'por qué una empresa que ha comunicado una liquidez de 3.700 millones tiene que retrasar el pago'. La revisión negativa continúa.

Parmalat fue suspendida en Bolsa cuando caía un 26%. Después del anuncio, volvió a cotizar y redujo la pérdida al 14,97%. El jueves, perdió la mitad de su valor en Bolsa.

Aunque la empresa ha evitado el colapso inmediato, los problemas financieros persisten. El grupo ha contratado como consultor a Enrico Bondi para que la saque de su grave crisis.