Previsión

Inditex registró un incremento de su beneficio neto del 4% en el tercer trimestre

El beneficio neto del grupo textil Inditex fue de 284,64 millones de euros en los primeros nueves meses del ejercicio 2003-2004 (febrero a octubre), lo que supone un incremento del 4% respecto al mismo periodo del año anterior. Este balance se sitúa por debajo de las previsiones de los expertos, que esperaban una subida del 7%.

La evolución positiva de la actividad de Inditex se reflejó en un aumento del 16% de su cifra de negocio, partida que al cierre del periodo alcanzó los 3.200 millones de euros, y que, según explica la compañía, habría crecido el 20% si no se hubiera tenido en cuenta la devaluación de las divisas con las que trabaja.

La compañía propietaria de la cadena Zara, cuyo ejercicio fiscal comenzó el 1 de febrero, redujo su Ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos y amortizaciones) en un 1%, hasta 600,5 millones, una vez que el grupo textil vio incrementados sus gastos operativos en el 22 %, hasta 1.026,5 millones. Su resultado ordinario se mantuvo prácticamente invariable en los 421,4 millones -frente a los 420,3 millones de octubre de 2002-, a pesar de que Inditex realizó unas amortizaciones de 157,4 millones de euros, el 12 % más.

INDITEX 25,04 -1,18%

Expansión del negocio

Inditex ha invertido en lo que va de año un total de 400 millones de euros para mantener sus planes de expansión comercial, lo que le ha servido para abrir 260 tiendas, algunas de ellas en las ciudades de Londres, París, Roma, Dublín, Amsterdam, Washington, Las Vegas, Tokio y Kuala Lumpur. El grupo gallego, que ya registra el 53,8% de sus ventas fuera de España, prevé para el conjunto del año entre 355 y 380 nuevas aperturas. El crecimiento de la compañía ha permitido a Inditex la contratación de 4.031 nuevos empleados desde que comenzó el año, de modo que su plantilla contaba al cierre del mes de octubre con 36.566 trabajadores.

Por otro lado, Inditex también ha anunciado hoy que su Consejo de Administración ha acordado establecer nuevas limitaciones adicionales para operar con títulos de la compañía, de manera que los consejeros no podrán negociar con acciones en los 45 días posteriores a la publicación de los resultados empresariales. Su objetivo es adecuar el Reglamento Interno de Conducta de su Consejo de Administración en materia de mercado de valores a la nueva Ley del Mercado de Valores, que ha introducido nuevas exigencias de transparencia para las compañías cotizadas.