Alimentación

La deuda de Parmalat, convertida en bono basura

La agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's (S&P) dejó ayer en la consideración de bono basura la calificación de la empresa de alimentación italiana Parmalat. La agencia rebajó cuatro grados de golpe, de BBB- a B+. La agencia mostraba así 'importantes temores sobre la liquidez del grupo'.

También expresó su inquietud por los 'controvertidos comunicados' de Parmalat sobre las dificultades del grupo para hacer efectiva su inversión de 505 millones de euros en Epicurum, un fondo de inversión de Islas Caimán.

La calificación de Parmalat fue puesta bajo vigilancia el 11 de noviembre de 2003, a causa de la preocupación sobre 'la calidad de las cuentas del grupo' y sus inversiones, teniendo en cuenta que en septiembre de 2003 el grupo registraba una deuda bruta de 6.000 millones. S&P añadió que si Parmalat no cumple con el pago del bono de 150 millones que debía haber realizado ayer, el rating será rebajado hasta D. La cotización de los títulos de Parmalat lleva cancelada desde ayer.