Alianza

Bruselas autoriza la alianza entre Iberia y British Airways

Año y medio ha necesitado la Comisión Europea para revisar las condiciones de la alianza tripartita que la aerolínea española Iberia firmó el 19 de julio de 2002 con la británica British Airways y su filial para el mercado español GB. Bruselas concluía anoche el llamado procedimiento escrito sobre la autorización del acuerdo que, salvo objeciones de última hora por parte de algún comisario europeo, permitirá a las tres aerolíneas continuar su colaboración durante seis años.

A cambio, las compañías deberán ceder alrededor de una docena de turnos de vuelo (slots) en sus rutas entre cuatro aeropuertos españoles y Londres. Si varias compañías optan a ocupar esos turnos, la Comisión Europea se reserva la última palabra sobre el beneficiario final de la cesión.

Iberia y British Airways se comprometerán también a facilitar a los nuevos competidores la posibilidad de compartir códigos de vuelo en esas rutas, así como a integrarse en los programas de fidelización de pasajeros si no pertenecen ya a algún otro.

Las condiciones impuestas por Bruselas no parecen muy exigentes para un acuerdo que prevé 'coordinar y, llegado el caso, integrar, los métodos y prácticas de distribución a escala mundial'. El propio aviso publicado por la Comisión Europea en el Boletín Oficial de la Unión Europea destaca que la alianza 'busca conseguir los beneficios asociados normalmente con una fusión. Las partes, sin embargo, han decidido mantener sus identidades corporativas separadas'. Las dos partes reconocen también que no se trata de reforzar su mercado en las rutas entre España y Reino Unido, sino de aprovechar que sus respectivos mercados son complementarios. La importante presencia de BA en las rutas de Oriente Próximo y Asia se yuxtapone con los numerosos destinos de Iberia en América Latina.

Madrid y bilbao Los destinos más polémicos

Las rutas entre Londres y Madrid y Bilbao son las que mayores problemas de competencia han planteado para la autorización de la alianza entre British Airways e Iberia. Las dos compañías deberán ceder en los aeropuertos de Barajas y Sondica entre cuatro y ocho turnos de vuelo, respectivamente, aunque la Comisión Europea puede incrementar ligeramente esa cifra.

La fuerte competencia de vuelos chárter desde el Reino Unido hacia la Costa del Sol ha ayudado a mitigar el impacto de la alianza en las rutas entre Londres, Alicante y Málaga.

Las compañías española y británica renunciarán también, con ciertas condiciones, a un par de slots en las rutas hacia Londres desde Valencia y Sevilla, por la proximidad de los aeropuertos de Alicante y Jerez.