Coyuntura

La confianza del inversor alemán sube al nivel más alto desde 2000

El índice del instituto de investigación ZEW se situó este mes en 73,4, frente al 67,2 de noviembre, su nivel más alto desde junio de 2000. 'La esperanza de una recuperación se ha vuelto una convicción', afirmó Hans-Joerg Naumer, economista de Deutscher Investment Trust, en Fráncfort, que gestiona un fondo de 60.000 millones de dólares.

El indicador está basado en una encuesta a 316 analistas e inversores institucionales y se considera un avance del Ifo, el indicador alemán más importante sobre el clima empresarial, que se conocerá el 18 de diciembre. El incremento anunciado ayer supera con creces la previsión de los analistas, que esperaban un 70,6.

El impulso de la confianza se debe sobre todo al comportamiento de la economía estadounidense, que está creciendo a un ritmo anualizado del 8,2%, el mayor en casi dos décadas, y a la demanda de las exportaciones. Sin embargo, la revalorización del euro, que se ha apreciado un 17% en lo que va de año, supone una amenaza.

'Hay que estar pendiente del euro, porque podría suponer un problema para la recuperación', advierte Tobias Basse, economista de Norddeutsche Landesbank. 'Por ahora, el entusiasmo sobre la economía estadounidense pesa más', aclara.

Según una encuesta de Reuters, el superávit comercial de Alemania caerá en octubre hasta 13.500 millones de euros, frente a 14.300 del mes anterior. No obstante, los expertos coinciden en que las señales que llegan de fuera son buenas. 'La mejoría en la demanda global probablemente continuará respaldando la recuperación en Alemania', augura Phyllis Papadavid, de Lehman Brothers.

Alemania creció un 0,2% en el tercer trimestre y se espera un aumento del 0,5% en el cuarto.

Schröder y Chirac no ceden ante Aznar

Tres días antes de que los líderes europeos intenten ultimar la futura Constitución europea en Bruselas, el presidente, francés Jacques Chirac, y el canciller alemán, Gerhard Schröder, lanzaron ayer en París un claro mensaje: no habrá acuerdo sobre el texto constitucional 'a cualquier precio y bajo cualquier condición', informa Sara Acosta. El Gobierno español defiende el sistema adoptado por el Tratado de Niza, que otorga a España y a Polonia casi el mismo poder que a Alemania. La unión franco-alemana cuenta con mantener la doble mayoría (50% de Estados que representen el 60% de la población).

El presidente francés llamó a España a hacer 'un gesto' porque, según él, no es imaginable que 'uno o dos países bloqueen el progreso del conjunto'. El presidente español, José María Aznar, defendió a su vez que 'España tiene una posición y es tan respetable y tan digna de ser tomada en consideración como cualquier otra de cualquier otro país'.

Por su parte, Italia decidió ayer retirar de su propuesta un cambio que modificaría la toma de decisiones en el BCE.