Jubilaciones

Alemania eleva a 63 años la edad mínima de retiro

El Gobierno alemán aprobó ayer lo que en la práctica es el primer recorte de las pensiones en la historia reciente de Alemania. El equipo del canciller alemán Gerhard Schröder dio el visto bueno a dos importantes leyes que forman parte de la reforma del sistema de pensiones. El plan busca garantizar la viabilidad a largo plazo de las pensiones públicas y mantener estables las cotizaciones de trabajadores y empresarios, y armoniza con el espíritu de la Agenda 2010 lanzada por Schröder para fomentar el empleo e impulsar la economía. Para los jubilados de hoy y de mañana supondrá un descenso de los ingresos, un posible aumento de los impuestos y mayores restricciones para acceder a la jubilación anticipada.

La ministra de Sanidad, Ulla Schmidt, presentó una de las dos leyes, conocida como Ley para la Sostenibilidad de las Pensiones. Este factor de sostenibilidad establece que las pensiones subirán menos a medida que disminuya el número de trabajadores cotizando. A largo plazo, y dada la evolución demográfica, implica que las jubilaciones disminuirán de aquí al 2030 hasta el 40% del salario bruto, frente al 48% actual. 'Para mantener el mismo nivel de vida, será imprescindible complementar estos ingresos con un fondo de pensiones privado', reconoció la ministra. Ello permitirá mantener estable la cotización de trabajadores por debajo del 20% del salario bruto (actualmente se encuentra en el 19,5%), al menos hasta el 2020.

Retrasar el retiro

Por otra parte, el proyecto de ley intenta frenar las jubilaciones anticipadas. La edad mínima se reducirá a partir de 2008 de los 63 a los 60 años, incluso en el caso de los desempleados. Además, el Gobierno estudiará ese año la posibilidad de retrasar igualmente la edad general de jubilación, que en Alemania está actualmente en 65 años.

La segunda ley se centra en la tributación de las pensiones. Su principal punto establece que los jubilados con rentas más altas también tendrán que pagar impuestos a partir de 2005. El ministro de Finanzas, Hans Eichel, dijo que los pensionistas que reciban menos de 1.575 euros mensuales quedarán exentos, eso sí, siempre no tengan otros ingresos adicionales.

Ambos proyectos de ley deberán pasar el visto bueno de las Cámaras a principios de año. La oposición conservadora, que tiene mayoría en la Cámara alta (Bundesrat), ha manifestado que podría votar a favor, pero con condiciones.

Eichel y Merz. Rechazo oficial a la oferta fiscal de la CDU

El ministro alemán de Finanzas, Hans Eichel, criticó ayer el programa de reforma fiscal de la oposición conservadora, la Unión Cristianodemócrata (CDU), que prevé implantar tres únicos tipos para el impuesto sobre la renta y la eliminación de privilegios fiscales. El plan de la CDU es 'financieramente irrealizable' y responde únicamente a un 'propósito político' de presentar una supuesta alternativa a la reforma del Gobierno, afirmó Eichel.

Según los cálculos del ministro, llevar adelante la propuesta fiscal de los conservadores implicaría una caída de la recaudación de unos 10.000 millones de euros. El congreso de la CDU, celebrado el lunes y martes en Leipzig, aprobó por unanimidad un plan presentado por el experto de Finanzas de esta formación, Friedrich Merz, que supondría la simplificación del sistema fiscal y especialmente del impuesto sobre la renta. Según este proyecto, solo habría tres tipos impositivos (del 12%, el 24% y el 36%) y se eliminaría, asimismo, la posibilidad de privilegios y de 'trucos' fiscales.

Junto a esta propuesta fiscal, el congreso de la CDU aprobó un plan de reestructuración del sistema social, según el cual el seguro obligatorio, cuya cuota se fija hasta ahora en función de los ingresos, quedaría sustituido por una fórmula de cuota única.