Inversión

Renfe comprará otros 71 AVE con cambio de ancho por 750 millones

Renfe sigue comprando trenes para aprovechar las infraestructuras de altas prestaciones que entrarán en servicio en los próximos años y para hacer frente a la futura competencia que pueda irrumpir con la liberalización. La empresa pública licitó ayer dos nuevos concursos para la compra de entre 55 y 71 trenes de alta velocidad de ancho variable por un importe de 750 millones de euros.

Con este nuevo pedido, el parque total de nuevos trenes de altas prestaciones comprometidos o en proceso de compra desde 2001 llegará a un máximo de 215 unidades.

El primer concurso convocado ayer corresponde a la fabricación de entre 20 y 26 trenes de alta velocidad para servicios de larga distancia de ancho variable, capaces de alcanzar una velocidad de 250 kilómetros por hora, por un importe de 270 millones de euros.

Estos trenes deben estar dotados de la tecnología adecuada para poder circular por los dos anchos de vías que hay en España, la tradicional de 1,61 metros, y la europea, de 1,41 metros.

Los 20 o 26 trenes licitados se sumarán al parque que ya posee Renfe con este tipo de tecnología, o que se encuentran en proceso de fabricación, en concreto se trata de 22 composiciones Talgo VII de ancho variable que serán dotadas con 44 cabezas tractoras cuya adjudicación fue hecha en su momento al consorcio Talgo-Bombardier.

Asimismo, Renfe adjudicó también a finales de 2001 el concurso para la fabricación de otros 12 trenes de alta velocidad y ancho variable al consorcio CAF-Alstom, y también está en marcha el concurso para la fabricación de ocho a diez trenes hoteles de ancho variable.

En cuanto al segundo concurso, se trata de la fabricación de entre 35 y 45 nuevos trenes de alta velocidad de ancho variable para los servicios regionales, capaces de desarrollar velocidades de 250 kilómetros por hora, por un importe de 480 millones de euros. Estos trenes se sumarán a las 20 composiciones lanzaderas de ancho fijo que fueron adjudicados a finales de 2001 al consorcio Alstom-CAF.

Con estos dos nuevos concursos ya son diez los que Renfe ha licitado desde 2001 en su programa de alta velocidad. Cuatro de ellos ya están adjudicados. En total la inversión adjudicada o en licitación para compra de nuevos trenes desde 2001 asciende a 3.260 millones.

'Renting'

Renfe pretende financiar esta elevada cifra mediante un sistema de alquiler operativo de los trenes o renting. Se trata de una fórmula que podría permitir que esa deuda no compute en el balance de Renfe, que cerrará 2003 con un pasivo exigible superior a los 8.000 millones, una cifra que en 2004 llegará a casi 10.000 millones. Esta iniciativa, negociada con la entidad financiera británica Angel Trains, se ha visto bloqueada por el Ministerio de Hacienda, que exige que la deuda aparezca en el balance. La semana pasada, el departamento que dirige Cristóbal Montoro autorizó a Renfe a retomar las negociaciones con la británica.

Por otra parte, la Generalitat acordó ayer solicitar un dictamen al Consejo Consultivo como paso previo a la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra ciertos preceptos de la Ley del Sector Ferroviario, aprobada por el Gobierno central para abrir el transporte en tren a la libre competencia, informaron en fuentes del Ejecutivo catalán. La Generalitat considera que las líneas ferroviarias de Cataluña son competencia exclusiva de la Generalitat, porque, aunque algunas formen parte de la red estatal, tienen su origen y su destino dentro del territorio catalán.