Acuerdo

El Ministerio ruso de Hacienda reclama a Yukos 4.150 millones por impuestos atrasados

El ministerio de Hacienda ruso ha reclamado a Yukos una deuda de 5.000 millones de dólares (4.174 millones de euros) en concepto de impuestos atrasados y multas durante el periodo 1998-2003.

Por otro lado, los principales accionistas de los grupos petroleros Yukos y Sibneft siguen buscando una solución que permita sacar adelante la fusión entre ambos grupos. Este proceso fue bloqueado el pasado jueves, cuando Sibneft anunció la interrupción hasta nuevo aviso del acuerdo, que ya parecía definitivo, y del que debía salir el cuarto grupo petrolero mundial. La situación podría haber quedado bloqueada a causa de las nuevas pretensiones de Sibneft que, tras la maraña judicial en la que se ha visto involucrada Yukos en los últimos meses, intenta obtener la dirección de la nueva compañía, que iba a denominarse YukosSibneft, según publica hoy la prensa.

El objetivo de Sibneft, cuyo principal accionista es el magnate Roman Abramovich, y que supuestamente cuenta con el apoyo del Kremlin, es que el presidente del grupo, Eugene Shvidler obtenga el control operativo de la nueva compañía, mientras que el ex jefe del Estado Mayor ruso Alexander Voloshin sea nombrado presidente del consejo. Los accionistas de ambos grupos, reunidos en Londres, discuten hoy cómo afrontar las nuevas peticiones de Abramovich, aunque los primeros datos indican que Yukos no está dispuesta a ceder el poder a Sibneft.

Una fuente del grupo de accionistas de Yukos, citada por el diario online 'Gateway2Russia', apunta que el ultimátum de Sibneft es "inaceptable". "Inicialmente los accionistas accedieron a que hubiera directivos de Sibneft en el consejo de administración, mientras los de Yukos se encargaran de las operaciones, y no habrá ningún cambio en este acuerdo", destaca esta fuente. De hecho, habrá complicaciones incluso si ambos grupos se deciden a deshacer el acuerdo, puesto que Yukos ya ha pagado 2.500 millones de euros en efectivo.