EDITORIAL

París-Berlín, de nuevo

Francia se ha alzado con el triunfo, al lograr ayer el respaldo de la UE a que Cadarache, en el sur del país vecino, sea candidata al gigantesco proyecto conocido como ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor), en el que las principales potencias mundiales invertirán 4.500 millones de euros en los próximos 20 años. España ha perdido, pese a que en el último minuto dobló su apuesta, al ofrecer 900 millones de euros. Pero no se trataba de dinero. Francia es la gran potencia nuclear de la Unión. Su presupuesto de investigación anual en este campo quintuplica el de España. Y un proyecto de esa envergadura era impensable sin París, a menos que la diplomacia jugase en contra. Vistos los enfrentamientos entre Madrid y el eje París-Berlín, había poco que discutir. En la reunión de ayer, Alemania dijo que Francia contaba con una gran 'experiencia' en este campo. Y ahí se acabó la discusión.