CincoSentidos

La frontera entre arte y publicidad

Codorníu y Myrurgia inauguraron ayer en Barcelona dos exposiciones que demuestran que no existe una frontera clara entre arte y publicidad. El concurso de 1898, el cartelismo de Codorníu recoge una veintena de carteles presentados a un concurso que convocó en Madrid el fundador de la compañía catalana, Manuel Raventós, con el objetivo de encontrar el mejor anuncio para su marca.

Al reclamo acudieron pintores modernistas como Ramón Casas, Miquel Utrillo, y Sebastià Junyent, y fue el madrileño Julio Tubilla el que se alzó con el primer premio, dotado con 1.500 pesetas. Con el tiempo, los carteles luminosos, llenos de colores y curvas, se han convertido en una de las mejores muestras de la pintura modernista de la época.

La exposición se podrá visitar hasta el próximo 23 de enero en el restaurante-galería L'Apsis del hotel Atrium de Barcelona.

Si la muestra de Codorníu recoge únicamente carteles publicitarios, Myrurgia, belleza y glamour, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), da cabida también a ilustraciones, diseños, frascos y envoltorios de productos que salieron de la fábrica de perfumes catalana entre 1916 y 1936.

El escultor novecentista Esteve Monegal dirigió la empresa de su familia durante esos años y se rodeó de artistas y expertos entre los que figuraban el diseñador Eduard Jener, el vidriero Julien Viard, los fotógrafos Josep Sala, Ramón Batlle, Pere Català-Pic o el químico creador de esencias Lucien Maissonier.

Los 200 piezas de Myrurgia, expuestas hasta el próximo 15 de febrero, recogen desde la influencia de las raíces clásicas en Monegal hasta el art decó de la tercera década del siglo pasado.

Para el diseñador gráfico Albert Isern, la aparición de la figura profesional del diseñador rompió la estrecha relación entre artistas y publicidad que muestran estas dos exposiciones. 'En aquella época no había un profesional específico al que encargar estos trabajos y se recurría a los artistas plásticos'. Dentro de esta tendencia se enmarcan también los famosos carteles publicitarios de Anís del Mono de 1897.